Sociedad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La borrasca deja en Canarias más de 40 litros por metro cuadrado y vientos de 100 km/h leer

Exigen cambiar la política forestal para frenar los grandes incendios

La organización WWF asegura que las causas principales del incremento de estos fenómenos son el "abandono" de los montes y la "caótica" inversión en entornos urbanizables.
Efe, Madrid
6/jul/17 6:11 AM
Edición impresa

La organización ecologista WWF España exigió ayer una nueva normativa forestal para hacer frente al "abandono" de los montes y su "caótica" invasión por los entornos urbanizables, causas principales del incremento de los grandes incendios y de que sus consecuencias sean cada vez más graves.

El informe "Fuego a las puertas. Cómo los incendios afectan cada vez más a la población en España", presentado ayer por esta ONG conservacionista, subraya que 2016 fue el tercer peor año de los últimos veinte -solo superado por 2012 y 2007- en términos de superficie afectada por los Grandes Incendios Forestales (GIF), aquellos que superan las 500 hectáreas quemadas.

Así, 22 incendios de este tipo, con una media de 1.800 hectáreas cada uno, quemaron el 50% de la superficie total afectada por las llamas durante el año pasado en territorio español, frente al 37% de media entre 2007 y 2016.

Por ello, los expertos de WWF España propusieron a las administraciones públicas, durante su intervención, un plan urgente de acción destinado a minimizar estos siniestros que incluya mapas de habitabilidad del monte donde se integren el riesgo de incendio y la prohibición de la construcción de nuevos asentamientos y urbanizaciones en zonas forestales, entre otras medidas.

El director de conservación de esta ONG, Enrique Segovia, recordó durante la presentación del informe que los fuegos más peligrosos son los que se desatan en los territorios de interfaz urbano-forestal (IUF), zonas en las que el terreno forestal entra en contacto con áreas edificadas.

"El desastre de Doñana y especialmente la tragedia de Pedrógão Grande en Portugal son terribles recordatorios de lo que nos espera en el futuro si no cambiamos ya el enfoque de la lucha contra el fuego", aseguró este experto, quien incidió en la actual insuficiencia de las políticas de gestión y prevención forestal.

La "difusa frontera" entre lo urbano y lo forestal, debido a la invasión de los montes por los usos urbanos, alimenta el riesgo porque "el 90% de los asentamientos carecen de planes contra incendios", añadió la responsable del departamento de incendios forestales de esta organización, Lourdes Hernández.

"Es un problema creciente con graves consecuencias sociales y económicas" que convierte los montes en "auténticos polvorines" y, cuando se desata el fuego, en "lo más parecido a un infierno", resumió Hernández.