Sociedad

El diagnóstico precoz cambia la historia de la esclerosis múltiple

Alrededor de 47.000 personas padecen la enfermedad en España La detección temprana y los fármacos son claves.
Efe, S/C de Tfe.
25/may/16 1:12 AM
Edición impresa

El diagnóstico temprano y los nuevos tratamientos han conseguido cambiar "la historia natural" de la esclerosis múltiple, una enfermedad que en España padecen unas 47.000 personas.

El coordinador de la Unidad de Esclerosis Múltiple (EM) del Hospital de la Candelaria (Tenerife), Miguel Ángel Hernández, en una entrevista con Efe con motivo de la celebración el 25 de mayo del Día Internacional de la Esclerosis Múltiple, indica que en pocos años se ha producido un avance espectacular en el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad que es la causa neurológica más discapacitante entre adultos jóvenes.

El especialista señala que si bien antes se tardaba entre cuatro y cinco años en diagnosticar la enfermedad, en la actualidad se puede determinar casi desde el primer síntoma, que van desde trastornos sensitivos (hormigueos, acorchamientos), pérdida de agudeza visual, debilidad motora, inestabilidad o vértigo a incluso trastornos urinarios. Dependerá de la sagacidad del médico para determinar el origen neurológico de estos síntomas, indica el especialista, quien apunta que esta enfermedad afecta principalmente a personas de entre 20 y 30 años y se da más en mujeres que en hombres. El avance también se ha producido en los tratamientos ya que, según detalla el experto, se ha pasado en los últimos 20 años de casi no haber a disponer de unos catorce fármacos que permiten la prevención de la evolución natural de la enfermedad. El origen de la enfermedad, causada por la pérdida de mielina, que es la capa protectora que envuelve las fibras nerviosas, es multifactorial y en ella inciden una susceptibilidad genética, que no herencia, y factores ambientales como padecimientos repetidos de infecciones víricas, la baja exposición al sol o carencia de la vitamina D.

Sobre los nuevos medicamentos que se están investigando y que podrían estar en el mercado en la próxima década, Hernández asegura que permitirán no solo tratar los brotes sino recuperar las secuelas que deja la pérdida de mielina. Hernández es creador de varias aplicaciones para móviles. La última de ellas recoge información sobre la enfermedad y su uso es para los facultativos, para los pacientes y sus familiares.