Sociedad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Tres nuevas líneas de guaguas mejoran la conectividad de los aeropuertos de Tenerife leer

"En estéreo"

Antonio González se convirtió ayer en el primer paciente sordo cuyo implante para restaurar la audición es programado a través de internet. Todas las islas contarán con espacios que evitarán que la revisión de estos dispositivos tenga que realizarse de forma presencial. Unas 700 personas están implantadas en Canarias.
M.G., La Laguna
16/dic/10 7:48 AM
Edición impresa

Las nuevas tecnologías de la comunicación contribuirán al bienestar de las alrededor de 700 personas sordas de Canarias que cuentan con un implante coclear, un dispositivo introducido mediante cirugía para restaurar la audición a través de la estimulación eléctrica del nervio. Antonio Dimas González se convirtió ayer en el primer paciente de las Islas cuyo implante es programado a distancia gracias a internet, lo que supone un significativo avance en la calidad de vida de este colectivo.

"En estéreo". Así definió este paciente la calidad de su audición tras la programación a través de la red. Antonio lleva un total de siete años con implante, y confiesa que el uso de este mecanismo le ha posibilitado ganar en "independencia". En un principio -cuando las revisiones eran más frecuentes- se veía obligado a trasladarse a Las Palmas, dado que las programaciones se realizan en el Hospital Insular de Gran Canaria. Aunque luego empezó a ser el especialista el que viajaba a Tenerife, reconoce que el proceso mediante internet representa una gran ventaja. "Ahora nos quedamos en casa", dice.

La programación de los implantes se realiza en la Universidad de La Laguna -concretamente, en la Facultad de Educación-, que tiene un acuerdo de colaboración con la empresa que fabrica y comercializa los dispositivos, Advanced Bionics. Aunque la iniciativa ha empezado a desarrollarse en Tenerife, la intención de sus promotores es crear espacios similares en el resto de islas del Archipiélago mediante los que conectarse tanto con Gran Canaria como entre ellos.

El proceso iniciado ayer combina la transferencia de datos a distancia con la videoconferencia. El paciente conecta su dispositivo a un ordenador a través de un cable, y permite que el operador ubicado en Gran Canaria compruebe los niveles de corriente eléctrica de cada canal del implante, y realice los ajustes necesarios para compensar el déficit de audición.

Los implantes funcionan mediante la estimulación eléctrica de las cócleas y funcionan a la manera de un oído biónico. Cada paciente precisa diferentes niveles eléctricos, por lo que se elabora un mapa personalizado de cada uno, que se ajusta y se carga en el dispositivo. Antes, esta operación se hacía manualmente, pero ahora es posible realizarla a través de la red.

Desde 1991

El responsable del programa de implantes cocleares Hospital Insular, el doctor Ángel Ramos Macías, realizó la primera intervención quirúrgica de este tipo en el año 1991.

La programación remota comenzó como un proyecto de investigación financiado por la Seguridad Social y la Fundación Canaria de Investigación Sanitaria (Funcis), que durante sus primeros tres años se centró en la creación del sistema necesario y cristalizó en la primera publicación mundial sobre esta práctica.

Ángel Ramos explicó que sus desplazamientos a Tenerife para programar y revisar los implantes se producían con periodicidad mensual, pero el incremento del número de pacientes implantados ha pasado a ser de dos o tres veces al mes. Lo ideal, agregó, sería que esas visitas se volvieran a realizarse mensualmente, aunque puntualizó que el verdadero avance será la reducción del número de pacientes que tendrá que atender en cada uno de esos viajes.