Santa Cruz de Tenerife

Las ondas tienen futuro

M.G., Candelaria
18/may/10 7:46 AM
Edición impresa

El incontenible avance de lo digital no ha conseguido frenar la pasión por las ondas de radio, todavía hoy un instrumento de comunicación capaz de poner en contacto a personas situadas en cualquier lugar del planeta con inmediatez y calidez. Los alumnos del colegio de infantil y primaria Araya, en el municipio tinerfeño de Candelaria, pudieron comprobarlo ayer, al establecer conexiones con radioaficionados de la Península, y también con sus compañeros del colegio Nicolás Aguiar, de Gran Canaria, dentro de una actividad programada para conmemorar el Día Internacional de las Comunicaciones y la Sociedad de la Información.

Con la ayuda del Radioclub Islas Canarias, que se encargó de instalar en el centro las tres antenas y los equipos necesarios para llevar a cabo la experiencia, niños de diferentes edades -desde tres hasta once años- pasaron por el patio del colegio para descubrir las múltiples posibilidades que ofrece la radio.

No obstante, los alumnos del CEIP Araya son ya unos pequeños veteranos en estas lides, puesto que cuentan con una emisora de radio escolar con programación estable -La Voz de Araya- que les ha permitido familiarizarse con este medio, y eso se nota en la claridad con que se expresan y en el orden con que intervienen -sin atropellarse ni pisarse unos a otros- durante su charla con los niños del centro grancanario.

Mediante este encuentro a través de las ondas podemos vislumbrar vocaciones de futuros radioaficionados ("¿Piensas ser radioadificionado de mayor?", pregunta una alumna del CEIP Nicolás Aguiar a Daniel, un chico del centro tinerfeño, y éste contesta: "es una posibilidad") o conocer datos curiosos, como el hecho de que el propio Rey de España sea radioaficionado.

Mientras los más pequeños se aproximan al mundo de la radio a través de walkie-talkies, los mayores conocen otras aplicaciones, como el seguimiento de satélites, y de la misma Estación Espacial Internacional, o la recepción de mapas meteorológicos. Toda una jornada de experiencias y actividades para confirmar que, pese a todo, la radio sigue muy viva.