Santa Cruz de Tenerife

Un experto alerta de la pérdida de "hormonas del amor" al generalizarse las cesáreas

EFE, Las Palmas
27/feb/10 7:49 AM
Edición impresa

La generalización de las cesáreas impide liberar las "hormonas del amor", que sí suelen aflorar en los partos naturales, un hecho que en los mamíferos provoca que la madre no cuide a su bebé y cuyas repercusiones pueden cambiar el futuro de las civilizaciones.

Este es uno de los asuntos que centra el Congreso Internatlántico sobre Parto e Investigación en Salud Primal que reúne desde ayer y hasta mañana en Las Palmas a un millar de expertos en obstetricia y ginecología de 31 países, destacó en un encuentro con periodistas su director, Michael Odent.

El ginecólogo francés, pionero en la promoción del parto fisiológico y precursor, hace tres décadas, de las bañeras de dilatación, anunció que "hoy en día, en todo el planeta la cantidad de mujeres que dan a luz a su bebé y alumbran la placenta gracias a la liberación de las hormonas naturales -denominadas del amor, la más importante de ellas, la oxitocina- está llegando a ser cero debido a la generalización de las cesáreas".

Al igual que los mamíferos, dijo, los humanos necesitan liberar estas hormonas para poder dar a luz, entre otras cosas, porque ello favorece que la madre pueda cuidar luego a su bebé. Odent agregó que el hecho de que la cesárea se haya impuesto en muchas partes del mundo ha ocasionado que incluso a las mujeres que todavía dan a luz por vía vaginal haya que suministrarles un sustituto farmacológico para que puedan reproducir lo que hacen estas hormonas del amor, ya que también a ellas les resulta difícil liberarlas "al no estar en un entorno apropiado".

"Hoy en día, la mayoría de las mujeres dan a luz con un suero, con oxitocina sintética, para reemplazar su oxitocina natural. No pueden liberar las endorfinas, necesitan la anestesia epidural, y todos estos medicamentos inhiben la liberación de las hormonas naturales y tampoco tienen el mismo efecto de comportamiento", refirió.