Santa Cruz de Tenerife

El general Martínez habla de inmigración en el Casino tinerfeño

La conferencia trató sobre el éxito del Sistema de Coordinación para la Inmigración basado en la actuación en los lugares de origen y en la devolución de los que llegan de manera irregular a Canarias.
EL GENERAL MIGUEL MARTÍNEZ GARCÍA
26/feb/10 8:35 AM
Edición impresa
   (izqda.), ayer, en el Casino./ M.e.
(izqda.), ayer, en el Casino./ M.e.

EL DÍA, S/C de Tenerife

El general de división de la Guardia Civil Miguel Martínez García, Autoridad de Coordinación para la Inmigración en Canarias, ofreció ayer una conferencia en el Casino de Tenerife titulada "Coordinación de las actuaciones relacionadas con la lucha contra la inmigración irregular en el ámbito atlántico".

Martínez García aseguró que la coordinación en la lucha contra la inmigración irregular ha arrojado unos resultados muy exitosos. Recordó que "en 2006 llegaron más de 30.000 inmigrantes a Canarias", mientras que "en 2009 no llegaron a 2.300", de los que la mayoría han sido repatriados.

El general achacó este éxito al trabajo que se está llevando a cabo en dos sentidos: la labor en los países de origen y la devolución de los inmigrantes irregulares.

Destacó "el despliegue que tiene la Guardia Civil en Mauritania, Senegal y en territorio marroquí".

Otro aspecto a reseñar es que "más de la mitad" de esos 2.300 inmigrantes "fueron interceptados en las propias aguas africanas".

El organismo de coordinación, que fue creado como respuesta a la necesidad de parar la avalancha de inmigrantes subsaharianos, engloba a nueve instituciones del Gobierno de España y tres del Ejecutivo canario, así como a la Cruz Roja.

Un aspecto importante de este organismo de coordinación son los medios tecnológicos de vigilancia y detección de pateras o cayucos con los que cuenta. Todas las islas, menos La Palma, cuentan con Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) y se está ultimando la implantación del sistema Maris, que sería un paso más en esta vigilancia. Maris permitiría vigilar "vía satélite", lo que supondría poder ver casi cualquier punto del Atlántico, no sólo 20 millas.