Santa Cruz de Tenerife

Multa por no ejecutar mejoras en el edificio del antiguo El Corte Inglés

La Gerencia de Urbanismo ha rechazado las alegaciones presentadas por los propietarios del inmueble, del que se han desprendido cascotes La sanción se eleva a 6.000 euros.
El Día, S/C de Tenerife
26/ago/18 6:28 AM
Edición impresa
Multa por no ejecutar mejoras en el edificio del antiguo El Corte Inglés

La Gerencia de Urbanismo de Santa Cruz multará con 6.000 euros a los dueños del edificio que, durante años, albergó el establecimiento comercial El Corte Inglés, en la céntrica calle El Pilar.

La sanción, que tendría una reducción del 50% si se abona de manera voluntaria, se produce tras rechazar Urbanismo las alegaciones que había presentado la propiedad del edificio, a quien se había requerido una serie de actuaciones que no llevó a cabo.

"Ante la inacción del propietario no nos ha quedado más remedio que imponer una sanción", indica el concejal de Urbanismo, Carlos Tarife, quien recuerda que los propietarios tienen "el deber" de conservar sus inmuebles. "El ayuntamiento no va a hacer la vista gorda ni aquí ni en ninguna otra parte del municipio", advierte.

La propiedad tiene aún la posibilidad de alegar ante esta resolución, aunque el edil de Urbanismo subraya que "existen tantos antecedentes en el expediente como para darse cuenta de que, a pesar de que se dictó una resolución en marzo de 2018, han hecho caso omiso de la misma".

En esa resolución, que partió de una queja vecinal tras la caída de cascotes, Urbanismo ordenaba a los dueños adoptar "de forma inmediata y a juicio de un técnico competente" las medidas de seguridad necesarias y justificar las adecuadas condiciones de la red ya instalada en el resto de la fachada del edificio, entre otros aspectos.

Sin embargo, en junio de este mismo año el Servicio de Disciplina Urbanística emitió un informe en el que concluía que no se había dado cumplimiento a esa resolución. El 4 de julio se inició el correspondiente procedimiento sancionador por 6.000 euros.

Tras tener conocimiento de este expediente con la sanción correspondiente, la propiedad alegó, entre otras cuestiones, que el inmueble estaba cedido en arrendamiento y, por tanto, el mantenimiento le correspondía al arrendatario. Urbanismo rechazó de plano estos argumentos.

"El último responsable del mantenimiento de un edificio siempre es su propietario", insiste el concejal de Urbanismo de la capital. "Por tanto, lo que tienen que hacer es arreglar el edificio. Hablamos de un lugar estratégico de la ciudad, en una de las arterias más importantes del centro y, por tanto, no podemos permitir quedarnos de manos cruzadas", remarca.

En este sentido, Carlos Tarife valora el trabajo que está haciendo el Servicio de Disciplina Urbanística, que está funcionando "mucho mejor, mejorando los tiempos anteriores".