Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Cabildo de La Palma activa el Plan Insular de Emergencias por una borrasca leer

El legado de la Gesta

La mesa de la capitulación, la bomba que no pudo con el Cristo de Paso Alto, escudos del viejo castillo de San Cristóbal, o la Coca de Nelson... en la exposición de la Recova Vieja.
El Día
27/jul/18 6:16 AM
Edición impresa
El legado de la Gesta

L a sala de exposición de la Recova Vieja, antiguo convento de Santo Domingo -sitio histórico de Santa Cruz-, acoge hasta el próximo lunes, 30 de julio, una exposición dedicada a la Gesta del 25 de Julio de 1797. Una muestra cuidada, para saborear la historia y que alimenta el orgullo de pertenencia, coordinada desde la Concejalía de Cultura de Santa Cruz con la colaboración de una decena de colectivos e instituciones. No es un cúmulo de objetos antiguos amontonados para mayor gloria de sus coleccionistas, sino que se ha cuidado cada detalle. El acceso principal, desde la plaza Isla de La Madera, se ha recreado hasta con un proyector que simula el mar y se supone que el visitante tiene la visión de los bombardeos desde uno de los buques ingleses que disparan contra Santa Cruz. Desde una pequeña puerta se accede a una tronera, con ruido de oleaje y hasta de bombardeos. Según se transita, se siente y se escucha el crujir de la madera. Por los huecos que provocaron la metralla hasta se puede ver cómo sigue el bombardeo, entre el humo de los dos cañones.

El desembarco se produce en el patio central de la Recova, para hacer un repaso por el Santa Cruz de la Gesta, poniendo en antecedentes al visitante de quien era Rey en aquella época -Carlos IV-. Los puestos de la Recova Vieja son pequeños ambientes que recrean la historia. Algunos, de forma minuciosa: del dedicado a la España de 1797, al retrato del general Antonio Gutiérrez, jefe de las tropas españolas que derrotó al almirante inglés Horacio Nelson. O un paseo día a día por cómo se desarrolló el desembarco desde el 22 de julio de 1797 -en la zona del Bufadero, donde se calcula que doscientos españoles y oriundos del lugar, con cuatro cañones, evitaron el primer intento de 900 ingleses-. También se incluye un tributo a las pescadoras de San Andrés que advirtieron de la llegada de los ingleses, o las aguadoras, que aliviaron el calor mientras invasores sufrieron golpes de calor.

Es una muestra de sensaciones y muchos detalles, gracias al legado aportado por coleccionistas o familiares de Víctor Ezquerro -fotógrafo-, la familia Hoyo y Solórzano, de La Orotava; Cayetano Gómez de Felipe, de La Laguna, o el grupo folclórico Añate, Ubaldo Hernández, entre otros, con el soporte vital del Museo Militar de Almeyda.

Algunos detalles: la bomba que se tiró contra Paso Alto. Cayó junto a la capilla y no afectó al Cristo de Paso Alto. De ahí, el origen de la primera romería que salía en Santa Cruz y que hace unos años se recuperó en El Toscal. En otro set se explica que Nelson, a consecuencia de perder su brazo por impacto de bomba del cañón Tigre, se rompía la manga para atársela a un botón de la levita. De ahí surgió la Coca de la bocamanga, también conocida como rizo o bucle, emblema hasta la actualidad del Cuerpo General de la Armada Española.

Los cuadros de Esteban Arriaga de la batalla en la bahía o la capitulación, vista por Nicolás Alfaro. También se exponen tres de los escudos originales del antiguo castillo de San Cristóbal. No está el cañón Tigre, que sigue en el centro de interpretación del castillo de San Cristóbal -bajo la plaza de España-, pero sí está "El Torpe". Y a su lado, una réplica en miniatura del "Tigre", elaboradora por Pedro Gómez Cuenca, artista joyero y que el diseñador de la muestra, para su colección personal, rescató del rastro de Santa Cruz. También está la Virgen de la Consolación, de La Concepción y que data del siglo XV-, que "vuelve" a casa, el convento de Santo Domingo; o una copia del tratado de San Ildefonso -la razón del ataque de Nelson: el acuerdo de defensa conjunta de España y Francia- o los documentos que acreditan cómo Santa Cruz, gracias a la victoria en La Gesta, dejó de ser el pueblo de pescadores de La Laguna a convertirse en villa exenta, aprovechando que la erupción de 1706 afectó al de Garachico. Se muestra una réplica de la única bandera que se le ganó a Nelson y que se conserva en Tenerife... Ocurrió en 1797 y doscientos años después alguien intentó robar. Una muestra que se puede visitar hasta el lunes, retazos de la Historia de Santa Cruz.