Santa Cruz de Tenerife

Tráfico da vía libre al cambio de sentido en la calle La Monja

La edil de Seguridad, Zaida González, condiciona la modificación a que la solicite el distrito Suroeste y la respalden los vecinos.
O.G., S/C de Tenerife
8/feb/18 8:24 AM
Edición impresa
Tráfico da vía libre al cambio de sentido en la calle La Monja

El área de Tráfico del Ayuntamiento de Santa Cruz ha dado el visto bueno a la posibilidad de que la calle La Monja, entre Barranco Grande y El Sobradillo, se habilite en un solo sentido, tal y como han demandado los vecinos, a través del grupo municipal socialista. De esta solicitud se hizo eco este periódico en su edición del pasado lunes.

Así lo confirmó ayer la concejal de Seguridad Ciudadana y Vial del Ayuntamiento de Santa Cruz, Zaida González, quien, no obstante, aclaró que para poder realizar el cambio de circulación solicitado en la vía es necesario que cuente con el apoyo del distrito Suroeste y con el aval de los propios vecinos.

El asunto será abordado hoy en la comisión de control, tras una pregunta que había formulado el PSOE. Ayer, este periódico tuvo acceso a la respuesta de la Concejalía de Seguridad. Según figura en esa documentación, ya se ha llevado a cabo un estudio sobre la supresión de un sentido de circulación de la calle La Monja, entre las calles Primera La Monja y Paralela Uno Nardo, con el fin de "aumentar" la seguridad vial en la zona.

De ese estudio, continua, se ha detectado que el número de vehículos que utilizan esta vía es similar, tanto en sentido subida como en bajada, aunque la sección de Seguridad Vial y Ordenación de la Circulación estima que "es preferible" darle el sentido ascendente debido a la pendiente existente en dicha calle.

La citada sección añade, incluso, que al habilitar un solo sentido existe la posibilidad de implantar un sendero peatonal en un margen de la vía.

Como se recordará, en una visita que realizaron hace unos días al lugar miembros del grupo socialista, los residentes mostraron su preocupación por el que calificaron como un "punto negro" de la zona: el estrechamiento de la calle La Monja justo en la parte que es de doble sentido y con una pendiente pronunciada.

Según aseguraron los afectados, este cúmulo de circunstancias provoca varios accidentes de vehículos cada mes, ya que los coches que circulan en sentido descendente no ven a los que vienen subiendo.

Como ejemplo de ello, los vecinos mostraron los daños que se han producido en el guardarraíl que hay en esta parte de la vía, elemento viario que ha recibido varios impactos.