Santa Cruz de Tenerife

Plenilunio de sol a sol

Con el parque García Sanabria como epicentro, sobre todo por la mañana, la Zona de Gran Afluencia Turística de la capital vivió ayer una concurrida jornada de la que disfrutaron miles de personas.
El Día
9/abr/17 1:59 AM
Edición impresa
Plenilunio de sol a sol

S in entrar en discusiones sobre la cantidad de asistentes, Santa Cruz de Tenerife vivió ayer una concurrida jornada en la que el ocio, la diversión y la gastronomía se dieron la mano en la Zona de Gran Afluencia Turística de la ciudad.

Tocaba Plenilunio, el segundo que se celebra en el primer cuatrimestre del año; el siguiente ya se prepara para septiembre. Al de ayer le tocó un día despejado y con una temperatura agradable.

Con el parque García Sanabria como epicentro, sobre todo durante la mañana -la comida fue el eje principal-, y también como testigo de las obras que, unos metros más allá, se ejecutan en la calle Méndez Núñez, familias enteras disfrutaron de las actividades que se habían organizado y distribuido en varios puntos estratégicos de la ciudad: el citado recinto, la plaza del Chicharro, el Mercado, la plaza de Candelaria, la Alameda del Duque Santa Elena, el Museo Militar de Almeyda, la plaza del Príncipe, el parque Bulevar y el Castillo Negro, entre otros.

La imagen más repetida durante la primera parte de la jornada podría definirse así: niños correteando, en carrito o en brazos de sus padres. Es decir, una estampa familiar a la que se añadió la presencia de abuelos y de adolescentes. Muchos, por cierto, sobre todo en determinadas zonas. También turistas, principalmente de los cruceros que estos días han arribado al puerto capitalino. Seguirán llegando.

Era solo la continuación del primer Plenilunio de 2017 que, de manera simbólica, había inaugurado, a media mañana, el alcalde, José Manuel Bermúdez, en el Palacio de Carta. Restaba la segunda, que llegó por la tarde.

Una de las actividades más destacadas fue el desfile de la Asociación para la Recreación Histórica de la Gesta del 25 de Julio de 1797, desde el Museo Militar de Almeyda hasta la plaza de España, y más tarde el campamento y cambio de guardia de estos soldados de época en el Castillo Negro -al que llegaron en guagua turística-, fortaleza que se sumó a la fiesta en esta edición. También lo hizo el recinto militar, con una jornada de puertas abiertas con taller de emisoras, recreaciones, visitas guiadas, prácticas de airsoft...

Entrada la tarde-noche, la actividad se fue volviendo más cultural, con la música y el teatro como ejes de atracción. El concierto de Nicky Jam, por ejemplo, fue uno de los más demandados, tal y como se había previsto en las jornadas previas. También las actividades celebradas en el TEA y las sesiones teatrales del Palacio de Carta.

Por añadir un detalle, a la fiesta de ayer se sumó el quiosco de la plaza del Príncipe, que tras meses cerrado por diversas cuestiones administrativas, reabrió sus puertas coincidiendo con Plenilunio. Como rezaba el lema de la jornada: para "alunizar".