Santa Cruz de Tenerife

La jueza rechaza imputar a la edil de Seguridad en el caso

La concejala de Seguridad en el Carnaval 2013 se desmarcó de cualquier responsabilidad, dijo que Willy Jorge no tenía autorización y culpó a su gabinete de prensa de sus contradicciones.
Humberto Gonar, S/C de Tenerife
26/mar/14 1:03 AM
Edición impresa

La jueza que instruye el caso Saida -la candidata a reina del Carnaval que resultó con quemaduras de segundo y tercer grado en el 40% de su cuerpo por el incendio de su traje al accionarse uno de los dos fuegos fríos que había instalado Willy Jorge en otra fantasía- desestimó ayer imputar a la que entonces fuera concejala de Seguridad, Carmen Delia González, como pidió el abogado de Izquierda Unida (IU), José Pérez Ventura, en el interrogatorio que se desarrolló en la mañana de ayer.

Carmen Delia González aseguró ayer ante la jueza que no asistió a ninguna reunión sobre la seguridad de la gala de 2013, cuando ocurrieron los hechos, una competencia en exclusiva de los técnicos, según explicó, al margen de que de un mes antes de la elección de la reina, que tuvo lugar el miércoles 6 de febrero de 2013, la Policía Local y Protección Civil se reunieran para saber si elaboraban los planes de autoprotección.

El momento más intenso de la toma de declaración de Carmen Delia González fue cuando se escucharon las grabaciones de las declaraciones, con contradicciones incluidas. La entonces concejala de Seguridad dijo a primera hora del jueves 7, horas después del accidente, que el diseñador Willy Jorge sí tenía autorización para usar fuegos fríos en el traje, versión que, tras la reunión de coordinación que convocó el alcalde, cambió.

Carmen Delia González responsabilizó al gabinete de prensa del propio ayuntamiento de su falta de información. Después de admitir que ella no había sido informada sobre la solicitud de utilización del fuego frío, y hasta llegar a precisar que fue al día siguiente cuando tuvo conocimiento de la petición de Willy Jorge, responsabilizó al gerente de "controlar todo esto", en referencia al plan de autoprotección. "Yo confié en los periodistas del gabinete (del Ayuntamiento de Santa Cruz) de la información recabada al hacer la primera declaración", dijo, después de admitir que, a primera hora de la mañana, cuando habló por la radio, "con la información recibida hasta la fecha, tenía conocimiento de que se había solicitado autorización para utilizar fuego frío en el traje". Fue entonces cuando el letrado de IU pidió que a la concejala de Seguridad en el momento de la gala, y también portavoz entonces del gobierno local, se le tomara declaración como imputada. Pero la jueza no advirtió indicios para ello.

Pero Carmen Delia González, en la actualidad jefa de la Policía local, tampoco sabía ayer quién dio la orden de continuar con la gala, ni siquiera "por qué el director de la gala no sabe lo que es un puesto avanzado de seguridad ni el plan de emergencia". Y aun así fue contratado en el Carnaval 2014.

La exconcejala considera que tanto los técnicos de Protección Civil como de la Policía ya poseen formación específica y que el personal de Fiestas, también el artístico de la gala, "no debe tener conocimientos de seguridad".

La declaración de la exconcejala de Seguridad tampoco permitió conocer qué mando policial ordenó retirar el artefacto que llevaba el traje de Willy Jorge o si se dejó o no intervenir a la Policía Nacional en el suceso, a la vez que mantiene que, según le dijeron, "el diseñador no recogió la notificación de la autorización y por tanto no estaba autorizado".

Eso sí, aunque no participó en reuniones, sí sabe que todo lo que faltó en el plan de autoprotección se adjuntó antes del inicio de las galas, aunque desconocía la existencia de un guion y una escaleta con contenidos distintos. Carmen Delia González, que estaba viendo la gala junto al alcalde, dijo que fue el jefe de la Policía Local quien le informó de un "accidente leve"; "en ningún momento me dicen que hubo un grave riesgo en la gala". "Fue casi al final de la gala" cuando le informaron de que iban a trasladar a Saida al hospital. Y, para rematar su declaración ante la jueza, González aclaró: "La política de comunicación en ese momento fue nefasta. Mi única intención era informar de la verdad, nunca mentir ni engañar".