Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
Villar: "La posibilidad de que aparten a España del Mundial es seria" leer

La plaza de Santo Domingo y la recova vieja


15/mar/02 21:54 PM
Edición impresa

En 1893 el Ayuntamiento de Santa Cruz prometió la instalación de una fuente de abastecimiento de agua, siempre escasa en la Capital durante aquellos años, en la plaza de la iglesia de La Concepción que, sin embargo, se quedaría sin ella en favor de la antigua plaza de la Madera, según cuenta Alejandro Cioranescu en su Historia de Santa Cruz.

Este espacio, hoy plaza de Santo Domingo, junto al teatro Guimerá, había sido el antiguo huerto del convento de los dominicos, que acabó teniendo el mismo fin que el de los franciscanos, hoy por hoy plaza del Príncipe. Las casas conventuales habían comenzado a ser derruidas en 1848, aunque entre 1862 y 1863 una parte de sus instalaciones seguía en pie y fueron habilitadas como asilo para enfermos pobres durante la epidemia que azotó a la Ciudad durante aquellos años. La iglesia, sin embargo, desapareció definitivamente en 1850.

Los trabajos para su construcción fueron largos y costosos y precisó de una suscripción popular en su favor. Aún así, una década después de haber sido levantado el teatro, la plaza no había sido urbanizada y sólo contaba con empedrados parciales por la falta de fondos. Cioranescu relata que muchos vecinos se quejaban ante las autoridades por los numerosos charcos que encontraban a su paso.

En el lugar del convento

Donde había estado el convento se construyó la segunda recova vieja de la Capital, inaugurada en 1854, aunque las ideas sobre esta ubicación se remontan hasta 1836, con un coste de más de 280 mil reales y una superficie total de 1.860 metros cuadrados, según los datos aportados por el autor de Historia de Santa Cruz. Sin embargo, el inmueble se quedó pronto pequeño y los puestos del mercado que no cabían dentro se instalaron en las calles adyacentes y en la propia plaza.

Entre las reformas que se realizaron destaca el ensanche de 1898, mediante la construcción de una estructura de hierro.

A pesar de que la población de Santa Cruz se había multiplicado hasta por tres, la recova de la plaza de Santo Domingo estaría en funcionamiento durante muchos años hasta que, en 1943, se edificó el mercado de Nuestra Señora de África, bajo el Mando Económico.

La recova vieja fue, entonces, utilizada como depósitos municipales y oficinas, dejando una explanada desierta que no sería restaurada hasta las obras emprendidas gracias al Plan Urban de rehabilitación y peatonalización de la zona del Santa Cruz histórico.