La Palma
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Blázquez: "La Iglesia admite los abusos y tiene la firme decisión de erradicarlos" leer

Bethencourt reabre en la calle Trasera

V.M.
25/ago/17 0:55 AM
Edición impresa
Bethencourt reabre en la calle Trasera

B ethencourt es uno de esos establecimientos peculiares unidos a la historia reciente de una ciudad. Aquella oficina, luego tienda fotográfica, también vendió textil y ahora bazar se ha mantenido durante décadas de forma familiar y tradicional en la principal arteria comercial, la calle Real, de Santa Cruz de La Palma.

El negocio llevaba instalado desde junio de 1990, abrió en plenas Fiestas Lustrales de la Bajada de la Virgen, en la casona que hace apenas un mes sufrió el grave incendio que comenzó en la Bodeguita del Medio, en las cercanías del Cabildo de La Palma.

El bazar perdió parte de su material y, lo peor, tuvo que cerrar las puertas. Bibi Bethencourt, como antes hizo su abuelo y más tarde su padre, defendió su negocio, su "vida", y buscó una solución ante las adversidades. No se quedó con las manos cruzadas; al contrario, reaccionó y a principios de agosto reabrió sus puertas en la calle Trasera o, para ser más exactos, en el número 23 de la Álvarez de Abreu.

En realidad, no era la primera vez que las llamas golpearon a este establecimiento. Antes de su cambio a la casona quemada, Bethencourt atendió a sus clientes durante décadas en la casa Massieu Tello de Eslava, del siglo XVIII, en las inmediaciones de la Casa Cabrera y del Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma, un inmueble en el se encontraba también la antigua cafetería Alaska y donde en los primeros minutos del día de Reyes Magos de 1990 se inició un devastador incendio que estuvo muy cerca de acabar con el corazón de la ciudad. El hecho se repitió.

Bibi se mantiene esperanzada, con esa actitud optimista que caracteriza su forma de entender el negocio, pero a la vez es consciente de que su bazar no tiene la misma clientela en la calle Real que en la Trasera, a pesar de ofrecer los mismos servicios y la misma atención, siempre personal. La realidad es que la tienda está un poco más escondida, pasa menos gente por su puerta, lo que a la postre se nota en la caja. Mantiene la esperanza de que la casona quemada el pasado mes de julio se rehabilite en un futuro cercano y volver al que considera el hogar de su negocio.