La Palma

Un milpiés conocido como "el falangista" invade las casas y los cultivos de Garafía

Un gran número de vecinos de la comarca Norte han mostrado su malestar por la proliferación del insecto, coincidiendo con el apogeo de la primavera. El biólogo Francisco Govante dice que "se trata de una situación normal y sin riesgo para las personas, tan sólo es un problema estético".

EL DÍA, Garafía
3/may/03 6:01 AM
Edición impresa

Los vecinos de la zona norte de la Isla, especialmente del municipio de Garafía, han mostrado su malestar por la proliferación de un insecto, de la familia de los milpiés, que ha invadido casas y cultivos en las últimas semanas, coincidiendo con el apogeo de la primavera. Los habitantes de la comarca se quejan, principalmente, de los daños que sufren las plantaciones y del problema estético que está suponiendo para las casas de turismo rural, además de la incomodidad que supone la presencia masiva de estos animales en las viviendas.

Se trata de un vertebrado de varios centímetros, no artrópodo, del género omnatoiulus, del que se conocen varias especies difíciles de diferenciar por ser todos de color negro, segmentados y cilíndricos que viven en la tierra, por su condición de excavadores y vegetarianos.

Según ha explicado el biólogo Francisco Govante, "el incremento o picos de población de este animal depende de la abundancia y disponibilidad de alimentos que encuentran precisamente en primavera, por ser una época con excedente de plantas, a lo que se une la necesidad de calor y humedad".

Govante señaló que "resulta absolutamente normal que se registren los picos de población, en los que el número de invertebrados crece considerablemente, al igual que ocurre con el restos de insectos cuando se dan las circunstancias idóneas para ello".

El biólogo insistió en la normalidad de la situación, ya que "la explosión demográfica del invertebrado suele darse en esta época, en similares condiciones, aunque quizás en esta ocasión los vecinos, por alguna razón, los han visto más". No en vano, algunas personas han asegurado que recogen diariamente grandes cantidades de estos animales muertos por la afección de los bioxidas que se utilizan para eliminarlos.

Sin embargo, Francisco Govante entiende que "estos milpiés son beneficiosos porque horadan el suelo y lo oxigenan, además de ser inofensivos para los humanos". En ese sentido, añadió, "no se puede considerar que exista una plaga, porque ésta sólo se da cuando una explosión de un animal perjudica un interés humano, desde el punto de vista económico o sanitario, y en este caso no se dan estas circunstancias".

El insecto es conocido popularmente como "el falangista", aunque el biólogo no supo explicar el motivo de dicha denominación.