Portada Opiniones de la semana

OPINIONES DE LA SEMANA

AnteriorPosterior

opiniones

DEBATES ANTERIORES

Las elecciones vascas desde Canarias

Las guarderías

La flota pesqueras de las islas

Llegada de inmigrantes sin papeles a la isla

Acampadas en el litoral

Procesiones en Semana Santa

Ocupación de vivienda

Mancomunidad del área metropolitana

Mujeres Isleñas en el Siglo XXI

Delincuencia y Juicios Rápidos

La primera de
EL DIA en papel

Editorial Leoncio Rodríguez S.A.

DOMINGO, 20 DE MAYO DE 2001


DEBATE El nuevo tratamiento anticonceptivo poscoital debe tomarse siempre bajo la supervisión y prescripción médica
Un remedio de urgencia y ocasional

Frente a los que promocionan su uso hay quien considera el fármaco como un nuevo método abortivo


SANTA CRUZ DE TENERIFE. Se llama Norlevo y es el último método anticonceptivo poscoital que ha salido al mercado. Popularmente se le ha dado el nombre de píldora del «día después» o píldora del «día siguiente», denominación ésta última gramaticalmente correcta. La comercialización del medicamento ha levantado una gran expectación entre la opinión pública y, a pesar de que actualmente se dispensan tratamientos de este tipo en los servicios de urgencia, la reducción de los efectos secundarios y una disminución de la dosis han hecho correr ríos de tinta sobre la novedad farmacológica.

Para analizar la cuestión, EL DÍA sentó en torno a su mesa de debate a cuatro personas de diferentes ámbitos, que aportaron sus puntos de vista sobre el anticonceptivo y realizaron un diagnóstico sobre su financiación, despacho, utilización y características médicas. En concreto, participaron de la discusión el jefe del Departamento de Ginecología del Hospital de La Candelaria, Felipe Martín Casañas; el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Santa Cruz de Tenerife, Elviro Blas Hernández Reboso; la diputada regional del PSOE Dolores Padrón y Margarita de Rábago, monitora de la Organización Mundial del Método de la Ovulación Billings y madre de seis hijos.

Foto del debate

Quedó claro entre los asistentes - al menos entre los tres que se muestran partidarios de su utilización - que el nuevo anticonceptivo se concibe para afrontar situaciones de emergencia, casos extremos y ante el fallo de otros métodos. Por lo tanto, no se puede entender como un sistema habitual de contracepción y su ingesta debe supervisarse siempre por un profesional.

Así, el doctor Martín Casañas explicó que se puede producir un fallo en los métodos convencionales y que Norlevo actúa entonces como un «paracaídas». Se trata, en definitiva, de «un paso más, una modificación farmacológica de un producto que ya existía antes» y que actúa de parapeto en el proceso de introducción del blastocito en el endometrio (revestimiento del útero), o lo que es lo mismo, impide la implantación del óvulo en el útero.

Los invitados creen que se debe mejorar la prevención y la información sobre todo a los jóvenes

Martín Casañas, que introdujo en el debate la reflexión de que España es uno de los países europeos con mayor número de embarazos no deseados, indicó que la Estado debe regular como crea conveniente el proceso burocrático, pero que es imprescindible la participación y el control de la misma por «el espectro sanitario».

Se pretende, en definitiva, que los usuarios potenciales dispongan de la necesaria información y asesoramiento médico para tomar este anticonceptivo.

En este ámbito de cosas, la diputada socialista Dolores Padrón indicó que la obligación de la receta sanitaria para obtener el fármaco puede suponer , en la práctica, una traba en la práctica para aquellos grupos de población, sobre todo adolescentes. La diputada se mostró a favor de la financiación pública del nuevo fármaco, cosa que hasta ahora sólo ha hecho la Junta de Andalucía, para no romper el principio de equidad entre las Comunidades Autónomas y para evitar las desigualdades entre las personas con menos pode adquisitivo. La parlamentaria también apostó por que el anticonceptivo se halle en los servicios de urgencia de los centros sanitarios.

LA SITUACIÓN EN LAS ISLAS

El Servicio Canario de Salud ha expresado públicamente su intención de no financiar de momento la nueva píldora del «día siguiente», dado que actualmente se dispensa en los servicios de urgencia otro anticonceptivo poscoital, aproximadamente diez veces más barato que el Norlevo. La Administración autonómica considera que, de momento, esa no es un prioridad para el departamento afrontar ese gasto.

En cualquier caso, el debate seguirá abierto, al menos desde el punto de vista parlamentario, porque el Grupo Socialista en la Cámara presentará una iniciativa para demandar al Ejecutivo que asuma el coste del fármaco. Hasta el momento, sólo la Junta de Andalucía ha anunciado su disposición a financiar el nuevo fármaco, que cuesta 3.195 pesetas. A este respecto, la Junta ha realizado un estudio en el que señala que el coste de la medida podría rondar entre los 40 y los 100 millones de pesetas anuales, una cantidad que considera asumible en función de los perjuicios que se evitarían.

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos, Elviro Blas Hernández Reboso, insistió en el carácter excepcional del medicamento y su importancia para actuar en casos de urgencia, entre los que citó a modo de ejemplo el de una violación. Sobre la financiación pública, indicó que se debe tener presente el elevado gasto farmacéutico que soporta España y que así lo estimó la Agencia Española del Medicamento. En cualquier caso, consideró que se trata de un producto caro y señaló que se debería «aquilatar» la negociación entre el Gobierno y los laboratorios.

Este aspecto fue aprovechado por Marín Casañas para recordar que cuanta mayor acción se realice en el campo preventivo, luego será menor el gasto farmacéutico y sanitario.

En este punto hubo coincidencia general. Es necesario actualizar y mejorar los canales de prevención e información para evitar que se llegue a casos de emergencia.

Margarita de Rábago defendió durante el debate métodos de control de la fertilidad naturales y se mostró contraria a la llamada píldora del «día siguiente», al considerar que se trata de un método abortivo.

De Rábago insistió en que la acción preventiva debe hacer innecesario que se llegue a una situación de urgencia y apostó por que la información que se facilite sobre los distintos métodos de la ovulación sea equitativa, entre los naturales y los «artificiales».

   Leer más
Una discusión poliédrica
Un remedio de urgencia y ocasional
Educación y control
La píldora del día después (Rosa Dávila Mamely, Directora del Instituto Canario de la Mujer)
El médico debe informar de todas las técnicas que afectan a la reproducción
APUNTES: Más dinero | Más efectividad | Menos riesgos


Contacte con nosotros
© Copyright 2000, Editorial  LEONCIO RODRIGUEZ, S.A.