Tenerife Norte
LA OROTAVA

El historiador José M. Hernández gana el Premio Alfonso Trujillo

El ayuntamiento premia una investigación sobre el movimiento obrero y la conflictividad social en el Valle entre los años 1918 y 1936.
El Día, La Orotava
16/jul/18 6:01 AM
Edición impresa

El historiador y exconcejal de IpO José Manuel Hernández ha ganado el Premio de Investigación Alfonso Trujillo Rodríguez, que convocó el Ayuntamiento de La Orotava, con una investigación sobre el movimiento obrero y la conflictividad social en el Valle de La Orotava entre 1918 y 1936. Este certamen, que estuvo una década sin convocarse y en las últimas convocatorias había quedado desierto, tiene el objetivo de reconocer y divulgar trabajos en los que se indague en profundidad sobre materias relacionadas con la historia, ciencias sociales, arte y etnografía de las Islas Canarias y, en especial, sobre el Valle y La Orotava.

El trabajo ganador, que recibirá premio de 6.000 euros, obtuvo la aprobación unánime del jurado de especialistas designado al efecto por la Comisión de Cultura del Consistorio villero, entre los cinco trabajos presentados.

La obra del orotavense José Manuel Hernández analiza el nacimiento y la evolución del movimiento obrero en el Valle de la Orotava, desde el momento de la creación de las primeras organizaciones sindicales, en 1918, y su disolución violenta y traumática, casi dos décadas después, como consecuencia del golpe militar del 18 de julio de 1936.

Un movimiento obrero que inicia su articulación con la constitución del Centro Instructivo Obrero de La Orotava y la Federación Obrera del Valle de la Orotava, en el marco de la crisis económica y social provocada por la I Guerra Mundial, que abocó a las clases populares al hambre y la miseria, en un contexto social marcado por la concentración de la riqueza y los medios de producción (propiedad de la tierra) en unas pocas familias del Valle, por el desembarco de compañías extranjeras en la explotación y la exportación de productos agrícolas -fundamentalmente el plátano-, por unas altísimas tasas de analfabetismo y por la incorporación de miles de trabajadores agrícolas asalariados (jornaleros) a los trabajos en las fincas plataneras que se extendían por todo el Valle.

LA OROTAVA