Santa Cruz de Tenerife
PUERTO DE LA CRUZ

La ciudad turística tendrá que pasar "unos años" sin piscina

El alcalde, Lope Afonso (PP), y el edil de Urbanismo, Juan Carlos Marrero (CC), coinciden en que "no se podían poner más parches" en una instalación "cerca del final de su vida útil".
R.S., Puerto de la Cruz
8/mar/17 6:00 AM
Edición impresa
Infografía del proyecto básico presentado este lunes por el Cabildo de Tenerife en la Casa de la Aduana./El Día

La piscina municipal del Puerto de la Cruz se cerró por avería en diciembre de 2015 y ya no volverá a abrirse como era. Se demolerá y en su lugar está previsto construir el moderno Centro Insular de Deportes Acuáticos, presupuestado en unos 7 millones de euros. Ni el ayuntamiento ni el Cabildo quieren hablar de plazos concretos, pero el edil de Urbanismo, Juan Carlos Marrero (CC), reconoce que la ciudad "tendrá que pasar el sufrimiento de estar unos años sin piscina". Una espera que, según ha podido saber EL DÍA, será de dos años y medio, como mínimo.

Marrero coincide con el alcalde, Lope Afonso (PP), al afirmar que "ya no se podían poner más parches". El mandatario remarca que "un parche hubiera sido lo más rápido, pero tocaba ser ambiciosos y apostar por una infraestructura de primer nivel, comparable con las mejores instalaciones a nivel nacional e internacional, que ofrezca lo mejor a clubes y usuarios y que, además, coloque al Puerto como un referente también para el turismo relacionado con los deportes acuáticos".

Marrero explica que los especialistas en piscinas que valoraron la instalación señalaron que se encuentra "muy próxima al fin de su vida útil", que se estima en unos 50 años, "por lo que no valía la pena reformar".

Nadie se quiere mojar con los plazos, pero según ha podido saber EL DÍA se baraja un periodo mínimo de unos 30 meses, unos dos años y medio. Unos 10 o 12 meses para obtener la concesión de costas, redactar el proyecto de ejecución, licitarlo y adjudicarlo, y entre 18 y 20 meses de obras. Si se pone el cronómetro en marcha en marzo de 2017, la obra podría empezar en los primeros meses de 2018 y terminarse entre finales de 2019 y principios de 2020.

Afonso asegura que está "ilusionado con el proyecto, satisfecho con la respuesta de los clubes y esperanzado ante la posibilidad de acortar al máximo los plazos de los trámites administrativos": "Nuestro compromiso es el de tratar de agilizar al máximo la concesión de los terrenos. Desde que tengamos la documentación, tenemos previsto desplazarnos a Costas en Madrid para entregar directamente la documentación y solicitar la máxima celeridad".

Marrero matizó que la solicitud de la concesión del dominio público a Costas "no se pudo tramitar antes porque no existía un proyecto sobre el que basar esa concesión. Una vez que lo tengamos, en breve, sí podremos realizar ese trámite. No es cierto que pudiéramos pedirlo antes".

A juicio del edil de Urbanismo, "se ha pasado por alto un logro muy importante: la piscina iba a desaparecer de su actual ubicación, pero hemos logrado mantenerla junto al mar, vinculada al futuro muelle y parque marítimo, pero como una pieza separada que se ejecutará de forma independiente".

El compromiso del Cabildo es redactar el proyecto de ejecución mientras se tramita la concesión, "de manera que cuando esté disponible, la obra se pueda sacar a licitación de forma inmediata".

"Enésimo culebrón de obras aplazadas"

Asamblea Ciudadana Portuense (ACP) reclama al presidente insular, Carlos Alonso, y al gobierno local (PP-CC) que "dejen de torear a la ciudadanía con el futuro de la piscina municipal, que va camino de convertirse en el enésimo culebrón de las obras aplazadas en la ciudad turística". ACP recuerda que, a mediados de diciembre, "Alonso dijo que el proyecto de ejecución tardaría tres meses. Pasado ese plazo, dice que para redactarlo el ayuntamiento debe solicitar a Costas la concesión de los terrenos, dado que actualmente está en precario". Y se pregunta: "¿Por qué el gobierno PP-CC no ha movido un dedo para solucionar el problema desde que se cerró la piscina?".