Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Tenerife no pudo con el Córdoba (1-1) leer

El Stap solicita la dimisión o destitución del edil Juan Ramos

El sindicato remitió al alcalde, Tomás Mesa, un escrito donde recuerdan que el concejal responsable de la Policía Local fue denunciado por hacer trompos con su coche.
El Día, San Juan de la Rambla
23/dic/14 1:38 AM
Edición impresa

El Sindicato de Trabajadores Canarios y de sus Administraciones Públicas (Stap) ha remitido un escrito al alcalde de San Juan de la Rambla, Tomás Mesa, en el que solicita la dimisión inmediata o destitución del concejal de Policía y Seguridad del municipio, Juan Ramos Reyes (AIS-CC), por su actitud con los agentes que lo denunciaron el pasado día 2 de octubre por "hacer trompos y acelerones con recorridos temerarios chillando gomas, entre otras filigranas en contra de la seguridad y las normas del tráfico, durante un evento deportivo".

Stap detalla que el pasado 2 de octubre este concejal, durante una carrera de coches, "se puso con su vehículo particular a hacer trompos y acelerones con recorridos temerarios delante de dos policías locales que se dirigían a la jefatura para concluir su servicio".

El sindicato señala que los agentes "se vieron obligados a actuar y denunciar las acciones de este irresponsable político, que hizo lo que hizo delante de mucha gente".

Stap considera que Ramos se comporta "más como un enemigo de la Policía Local que como el actual responsable político del cuerpo".

"Lejos de reconocer su error y asumir su responsabilidad, este concejal ha arremetido contra los agentes policiales, amenazándolos y descalificándolos en el ayuntamiento, y firmando pliegos de descargo indecorosos y faltones sobre los agentes que tuvieron que denunciarlo", lamenta el Stap.

Para este sindicato, Ramos "trata los asuntos de la Policía Local con evidente rencor" y pone como ejemplo que no renovara la plaza de uno de los denunciantes, que estaba en comisión de servicios, "a pesar de la imperiosa necesidad de agentes que sufre el municipio y a sabiendas de que eso motivaría una grave merma de la seguridad y de los derechos de los tres policías que quedan en la localidad".

Además, el Stap señala que "desde aquel suceso, el concejal parece no querer saber nada de resolver o negociar cualquier asunto sobre la Policía Local que representa, actuando de una forma odiosa y rencorosa con los pocos agentes que quedan, aunque sin renunciar al cargo ni a las retribuciones que le genera".