Santa Cruz de Tenerife
LA RANILLA HERZOG

Alzheimer

27/jul/08 0:50 AM
Edición impresa

EL PSIQUIATRA y neurólogo alemán Alois Alzheimer identificó por primera vez los síntomas de la dolencia que sería bautizada con su nombre a comienzos del pasado siglo. Esta terrible dolencia se caracteriza por la pérdida de la memoria y el trastorno de la conducta debido a la degeneración progresiva del sistema neurológico. Si bien se le asocia al deterioro atribuible el envejecimiento, se han constatado casos de cierta precocidad. Esta enfermedad ligada al olvido, a la pérdida de la memoria, parece haber arraigado con fuerza en sectores de la llamada clase política cuando pierden la noción de los compromisos adquiridos y buenas intenciones formuladas en actos protocolarios o de significación política, según marque la ocasión. Olvidan que ellos también son víctimas de la burocracia, que muchas veces ponen trabas inexplicables para la gente corriente, que actúa con buena fe y generosidad. Sin duda alguna, el padre Antonio Hernández, mecenas de los pobres y desarraigados, experimenta en sus carnes el dolor que provocan el olvido, la incomprensión y la desconfianza.