Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
Herido un hombre tras la colisión de varios coches en Santa Cruz de Tenerife leer
CELESTINO GONZÁLEZ HERREROS

Puerto de la Cruz goza de buena salud


12/mar/02 18:23 PM
Edición impresa

ES EVIDENTE que existen personas frustradas que se empecinan en luchar contra la verdad. Contra aquello que es palmario, que se ve y hasta se puede "acariciar" y depara gratas sensaciones a los sentidos. Tal fustigación degenera en sagaz impertinencia. Más en aquellos que disfrutan al tratar de minimizar los valores históricos de ciertas comunidades; y dentro de ellas, pueblos con abolengo, con anales ciertos y ejemplares, como es el caso de Puerto de la Cruz, en Tenerife. Todavía hay gentes sin escrúpulos, que se deleitan en hacer, públicamente, apología negativa sobre decadencia cívica y socioeconómica de nuestra realidad. Les divierte difundir, en los medios de comunicación, toda sarta de mentiras, para así alimentar sus propias deficiencias o complejos... Hay algunos resentidos que disfrutan creyendo que van a conseguir, con sus inaceptables conductas, desestabilizar la convivencia ciudadana inspirada en los méritos adquiridos a través de los años, gracias al esfuerzo y el altruista sentimiento de hombres excepcionalmente capaces, que han dado lo mejor a nuestro pueblo; que dio el salto impresionante - que puede contactarse - al ser considerado "Ciudad Turística" por excelencia, con todos sus méritos y atractivos... Llegamos a esa envidiable meta, lograda desde entonces, con el esfuerzo de todos. Ello no descarta que se cuelen algunos garbanzos negros en nuestra sociedad. A esa idiosincrasia se unió la iniciativa, no menos meritoria, de un buen número de personajes foráneos, quienes aportaron soluciones e iniciativas propias...

Ya véis, nuestra Ciudad, en su expansión demográfica, social y turística, llegó a ser cosmopolita. Cada vez, llegan a residenciarse más extranjeros, tantos que ya son muchos... No es cosa de magia, Puerto de la Cruz tiene bastante que ofrecer a quienes nos visitan. Considerado entre los lugares más acogedores, seguros y de mejor clima del mundo. Sus gentes, sus hijos y los que se han integrado sin recelos en nuestra sociedad, también han sido respetuosos con los otros foráneos, de los cuales hemos aprendido algo y solemos engrandecernos con sus culturas diferentes, con sus pensamientos y todo lo bueno y dinámico que puedan dejarnos. A la vez, hemos sabido despreciar la basura que se nos pueda filtrar, y hemos aprendido a conservar nuestra propia identidad.

No hay crisis en el Puerto de la Cruz, nunca la hubo, sólo que caminamos al compás de los tiempos, y si hay problemas en el resto del mundo, nosotros no íbamos a ser los únicos que no la sufriéramos.

Turísticamente, ¿qué más quieren? Creo que se ha hecho bastante, venciendo las adversas corrientes sociopolíticas que, deliberadamente, auguran nuestra ruina turística. Amigos, recordemos aquello que dice: "En la mar andamos, marineros somos...". Y los que no sepan nadar, que aprendan a mojarse... seguro que les conviene. ¡Bajen de esa nube!