Nacional
CATALUÑA / DESAFÍO SECESIONISTA

Forcadell pide al Supremo que la excarcele porque deja la política para ser profesora

Barcelona, EFE
28/mar/18 17:48 PM
eldia.es
La expresidenta del Parlament Carme Forcadell (izda), con los exconsellers Raúl Romeva y Dolors Bassa, a su llegada al Tribunal Supremo./Zipi (EFE)

La expresidenta del Parlament Carme Forcadell ha pedido al Tribunal Supremo que la excarcele, alegando que no existe riego de fuga, porque si quisiera haber huido lo habría hecho, ni de reincidencia, ya que su intención es dejar la política para reincorporarse como profesora en Sabadell (Barcelona).

Así lo sostiene Forcadell en el recurso, al que ha tenido acceso Efe, en el que pide que quede sin efecto la decisión del magistrado del Supremo Pablo Llarena del pasado 23 de marzo de enviarla a prisión por riesgo de fuga y de reiteración delictiva tras ser procesada por rebelión por el proceso unilateral a la independencia.

Forcadell denuncia que, con su decisión de encarcelarla, Llarena ha vulnerado varios artículos de la Constitución Española, que consagran el derecho fundamental a la libertad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad ideológica, de expresión, de manifestación y de representación de la ciudadanía.

En el escrito, redactado por la abogada Olga Arderiu, Forcadell descarta que se le pueda mantener en prisión por un riesgo de reiteración delictiva porque no sólo está convencida de que no ha cometido ningún delito, sino que anuncia al Supremo su intención de dejar la política e incorporarse a su plaza de funcionaria en la Escuela Industrial de Sabadell.

Además, apunta que difícilmente podría reiterar en una actuación delictiva tras abandonar su escaño como diputada -lo hizo la víspera de comparecer ante Llarena el pasado viernes- y si no tiene "ningún tipo de control sobre las instituciones que se recuperen", cuando decaiga la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

También rechaza que se le pueda atribuir un riesgo de fuga, porque, según sostiene su abogada, "si hubiera querido, ya se hubiera marchado" y no lo ha hecho porque su intención consiste en comparecer y defenderse, convencida como está de que es "imposible" que se la condene por rebelión.

"Mi defendida no tiene la más mínima intención de huir, sino de defender su inocencia", asegura la abogada, que recuerda que la expresidenta del Parlament ha "respetado escrupulosamente" las medidas cautelares que le impuso Llarena cuando el pasado 9 de noviembre decretó para ella prisión con fianza de 150.000 euros.

Por este motivo, la defensa no entiende que el juez haya acordado ahora enviarla a la prisión, porque el auto de procesamiento no agrava por si solo el riesgo de huida, ya que Forcadell "ya sabía de qué delitos venía siendo acusada desde el inicio del procedimiento".

Es más, remarca el recurso, el auto de procesamiento ha "reducido" la petición inicial efectuada en la querella, puesto que ya no se la procesa por malversación, sino únicamente por rebelión, "lo que significa una importante reducción de la pena de prisión a solicitar".

Para la defensa de Forcadell, que una de las procesadas citadas el pasado 23 de marzo no compareciera -en alusión a la secretaria general de ERC, Marta Rovira, huida a Suiza-, "no puede ser perjudicial" para los otros dirigentes del 'procés' que "voluntariamente" sí acataron el llamamiento de Llarena.

"¿Por qué Forcadell ha continuado compareciendo ante la Justicia pudiendo haber marchado? ¿Quizá por qué su intención es personarse y defenderse de un delito que no ha cometido?", subraya el escrito.

En su escrito, Forcadell insiste, como ya hizo ayer en el recurso interpuesto contra su procesamiento, en que no se la puede juzgar por rebelión porque en el proceso hacia la independencia no ha habido ni violencia ni un alzamiento como el que se produjo en el golpe de Estado del 23F, por lo que entiende que sólo se la podría llevar a juicio por desobediencia, aunque igualmente tendría que quedar exonerada al aplicarse su inviolabilidad parlamentaria.

CATALUÑA / DESAFÍO SECESIONISTA