Nacional
LO ÚLTIMO:
Una embarcación especializada vigilará la aparición de microalgas en las costas leer

Robles Piquer, el ministro de Suárez que gestionó la vuelta del Guernica

Rocío Antoñanzas, Madrid, EFE
9/feb/18 12:12 PM
eldia.es
GUSTAVO CUEVAS (EFE)

El político y diplomático Carlos Robles Piquer, fallecido hoy, fue el primer ministro de Educación de la Transición, en el Gobierno de Adolfo Suárez, y el hombre que gestionó el regreso a España del Guernica de Pablo Picasso.

Adolfo Suárez le eligió para formar parte de su primer Gobierno, en el que fue ministro de Educación, y para encabezar, como secretario Estado de Asuntos Exteriores, la misión diplomática que gestionó con la familia Picasso y el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA) la recuperación del Guernica.

En esta histórica misión le acompañaron los también diplomáticos Alberto Aza (entonces director del Gabinete de Adolfo Suárez) y Rafael Fernández Quintanilla, ya fallecido, que dedicó años a la devolución del cuadro y que relató en un libro todas las negociaciones.

Robles Piquer dejó constancia de ellas en una carta dirigida al diario El País en 2006, en la que explicaba que fue "un honor" encabezar esta misión, por la que "nuestra Carrera Diplomática recobró el Guernica, como era su obligación".

Entre otros interlocutores, la misión diplomática negoció con el que entonces era el abogado de los herederos de Picasso, Roland Dumas, que llegó a ser ministro de Exteriores de Francia.

"Pudimos convencer así, a familia y depositario, de que la voluntad de Picasso era la de que su cuadro viniera al Museo del Prado donde está", exponía Robles Piquer en 2006.

La recuperación del Guernica fue sin duda el hito de la carrera diplomática de Robles Piquer, que ostentó la representación de España en Libia y en Italia y que, como político fue diputado regional, senador y eurodiputado, además de ministro.

Como parte de ese primer Gobierno de la democracia, fue testigo de la Transición y, como político, contribuyó al nacimiento y la consolidación del PP, entonces Alianza Popular.

De talante abierto pese a su ideología conservadora, el servicio público marcó su vida y a su familia: su mujer era hermana de Manuel Fraga, dos de sus siete hijos son diplomáticos -Carlos y José María- y este último, además, ha sido diputado del PP por Córdoba.

Todos esas vivencias las plasmó en una autobiografía, "Memorias de cuatro Españas", que publicó Planeta en 2011, y que recoge los cambios políticos, económicos y sociales de cuatro periodos clave de la Historia de España: la República, la Guerra Civil, el franquismo y la democracia.

Robles Piquer vivió todos ellos, era de la generación de españoles que vivió una guerra que, para su familia, supuso el exilio en México de uno de sus hermanos, Eduardo, que era republicano.

La presentación de ese libro de memorias en el Casino de Madrid, en la que también habló Manuel Fraga, su cuñado, Robles Piquer dejó una frase para la historia que hoy es más actual que nunca: "No tengo duda alguna de que España nunca se romperá por las buenas y sería muy conveniente que esta certidumbre fuera también compartida por quienes desean, en cambio, esa ruptura, cuyas consecuencias serían ellos los primeros en sufrir".