Santa Cruz de Tenerife
CATALUÑA / REFERÉNDUM

Los Mossos inspeccionan colegios con la orden de impedir la votación del 1-O

Barcelona, EFE
29/sep/17 19:57 PM
eldia.es

Reunión de padres de alumnos en la Escola Diputació de Barcelona, para organizar la Fiesta del otoño, con el fin de evitar la entrada y precinto policial al ser un colegio electoral para el referéndum del 1-O./Toni Albir (EFE)

Los Mossos d'Esquadra han afrontado hoy el primer pulso para cumplir la orden judicial que les obliga a impedir el referéndum del 1-O y han acudido a inspeccionar locales electorales, la mayoría escuelas donde algunos padres y alumnos se han encerrado para quedarse allí hasta el domingo para impedir su clausura.

Desde las 14.00 horas, agentes de la policía catalana han empezado a personarse en locales públicos designados como colegios electorales con la orden del mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, de identificar a las personas que permanezcan en su interior preparando la votación, suspendida por el Constitucional, y requisar urnas, papeletas y censo.

Tras el llamamiento de las entidades soberanistas, en varias de las escuelas o institutos designados como colegio electoral los Mossos se han encontrado con la presencia de numerosos independentistas, que se han encerrado en los locales para tratar de que permanezcan abiertos el 1 de octubre.

Los padres, muchos de ellos acompañados de sus hijos, se han movilizado auspiciados por las ampas y con el pretexto de celebrar un fin de semana lúdico de torneos deportivos, comidas populares, actividades culturales pernoctando en los centros, para lo que se han provisto de colchones y comida.

Lo han hecho en previsión de que, acatando las órdenes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), los agentes autonómicos cumplan la instrucción que el mayor de Trapero ha dictado hoy, en la que detalla que antes de las 6.00 horas del domingo 1 de octubre se tendrán que desalojar los colegios, aunque sin usar la fuerza policial ante la "desobediencia pasiva", más allá del "acompañamiento" de las personas hasta fuera de los locales.

En la actuación de los agentes primará, según la orden de Trapero, la "contención y mediación" para contribuir a facilitar el "mantenimiento de la paz social y la convivencia", por lo que el uso de la fuerza queda limitado a repeler "agresiones a terceros o a la propia policía".

Para el 1 de octubre, Trapero detalla que los agentes uniformados se posicionarán en el acceso al local para impedir su apertura y que, si cuando los Mossos lleguen al lugar ya hubiese personas en el interior, se les identificará, se requisarán papeletas, listas de censo, urnas y también los ordenadores usados para gestionar la votación y se les desalojará del local.

Si las personas concentradas en el exterior o el interior impiden el acceso de la dotación policial o no les dejan requisar el material, los agentes lo comunicarán a la sala de control, al igual que si, por ejemplo, la "presencia masiva" de concentrados desbordara la dotación y lograra abrir el centro.

La sala de mando se encargaría entonces de activar más recursos y pedir refuerzos a otros cuerpos policiales, como Policía Nacional o Guardia Civil.

Según Trapero, ante la imposibilidad de sacar a las personas de un colegio electoral, los agentes de orden público de los Mossos establecerán una línea de entrada "para impedir que acceda nadie más, dejando salir a las personas que estén en el interior cuando así lo deseen".

Las órdenes de Trapero se han producido después de la reunión en la Delegación del Gobierno de los Mossos, la Guardia Civil y la Policía Nacional para impedir el referéndum del 1-O, una nueva reunión de coordinación dirigida por el director de Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, Diego Pérez de los Cobos.

A dos días del referéndum, el Gobierno catalán ha mostrado por primera vez el modelo de urna que quiere instalar en los 2.315 colegios electorales previstos para el 1 de octubre. No son de metacrilato como en los procesos electorales habituales, sino de plástico opaco y con el emblema de la Generalitat en el centro.

Además, el TSJC ha ordenado hoy bloquear la aplicación con los puntos de votación del 1-O que el pasado miércoles anunció en Twitter el presidente catalán, Carles Puigdemont.

En pleno pulso con la Fiscalía, la Generalitat ha anunciado sendas querellas contra el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, y el fiscal superior de Cataluña, José María Romero de Tejada, por delitos de prevaricación y usurpación de funciones. al entender que han actuado "fuera de la ley" para impedir la celebración del referéndum.

Mientras, la Guardia Civil ha detallado en un informe que el asedio a la Conselleria de Economía del pasado 20 de septiembre no fue espontáneo ni pacífico, e incluso "la masa intentó acceder al edificio por la fuerza" en una "carga violenta" ocurrida de madrugada que fue contenida por 15 agentes del instituto armado y mossos.

Por su parte, la Agencia Española de Protección de Datos ha advertido de que quienes participen el domingo en las mesas del referéndum que pretenden celebrar los independentistas catalanes podrían incurrir en una infracción de la normativa existente en este ámbito sancionada con hasta 300.000 euros.