Santa Cruz de Tenerife

Baltasar Garzón ve "retorcida" la decisión de investigar por sedición las protestas catalanas

Cree que esta interpretación es "casi una especie de derecho penal de autor" y que "ni es sedición ni competencia de la Audiencia Nacional"
Madrid, Europa Press
29/sep/17 13:10 PM
eldia.es

Emilio Naranjo (EFE)

El exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón considera que no hay delito de sedición en las protestas registradas en Barcelona la semana pasada y que tampoco corresponde a este tribunal investigar estos hechos, por lo que ha calificado de "retorcida" la interpretación que ha hecho la juez Carmen Lamela en el auto en el que admite a trámite la denuncia de la Fiscalía.

"Ni es sedición ni es competencia de la Audiencia Nacional. He leído el auto de la juez y desde el máximo respeto al Poder Judicial tengo que decir que no lo comparto porque la interpretación que se hace es muy alambicada y muy retorcida, casi una especie de derecho penal de autor", ha manifestado Garzón en una rueda de prensa con el periodista turco Hamza Yalçin, al que defiende frente a la solicitud de extradición de Turquía.

Para el exmagistrado de la Audiencia Nacional, inhabilitado por ordenar las escuchas a investigados del 'caso Gürtel', reconoce que su opinión "puede resultar fuerte", pero ha advertido de que un hecho no puede ser calificado "por la personalidad de quien lo comete".

Garzón ha recordado que en España "hay división territorial del Poder Judicial", por lo que la denuncia de la Fiscalía por delito de sedición "perfectamente puede ser investigada por los órganos judiciales del lugar donde acontecieron los hechos", es decir, Barcelona, pues "hay igualdad ante la jurisdicción".

A su juicio, el hecho de que la Audiencia Nacional se declare competente para investigar la denuncia del Ministerio Público "es desnaturalizar y extraer del lugar donde debe estar un hecho que sin duda tiene una trascendencia política y muy poca jurídica". "Puede ser otra cosa, como desórdenes públicos, pero sedición no es. Sólo forzando la interpretación se puede considerar sedición", ha apuntado.