Santa Cruz de Tenerife

Mariano Rajoy declarará como testigo en el juicio de Gürtel

San Fernando de Henares (Madrid), EFE
18/abr/17 18:03 PM
eldia.es
Mariano Rajoy declarará como testigo en el juicio de Gürtel

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, declarará como testigo en el juicio por la primera época de Gürtel después de que el tribunal de la Audiencia Nacional haya accedido a la tercera petición que en ese sentido ha hecho la acusación popular Adade.

El tribunal, que enjuicia la etapa de Gürtel entre 1999 y 2005, ha acordado la declaración de Rajoy por mayoría de dos magistrados contra uno, después de dos recesos y en contra del criterio de la fiscal Concepción Nicolás, la Abogacía del Estado y el PP.

Rajoy se suma así a los cerca de 300 testigos que han sido citados en el juicio. Entre ellos exdirigentes del PP como Ángel Acebes, Francisco Álvarez Cascos, Rodrigo Rato y Jaime Mayor Oreja, miembros de la actual ejecutiva como Javier Arenas, o la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre, que comparecerá este mismo jueves.

Tanto el Ejecutivo como el PP han expresado su respeto a la decisión del tribunal y ha mostrado su disposición a colaborar con la Justicia. La oposición, por su parte, ha pedido a Rajoy que dé explicaciones y que asuma responsabilidades.

Ahora, el tribunal tendrá que decidir de qué manera testifica el jefe del Ejecutivo, si lo hace de forma presencial ante el tribunal o por videoconferencia.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim) establece en su artículo 702, a diferencia de en la fase de instrucción, en la que el presidente del Gobierno y los miembros de su Ejecutivo, entre otros cargos, deben declarar desde su despacho o su domicilio y pueden hacerlo por escrito, que una vez abierto juicio oral, "están obligados a declarar" y "lo harán concurriendo ante el Tribunal".

Pero añade en el siguiente artículo que su citación "se hará de manera que no perturbe el adecuado ejercicio de su cargo".

Además, esa misma ley abre una vía para que la declaración de Rajoy se realice por videoconferencia, por decisión del propio tribunal o a petición del citado, "por razones de utilidad, seguridad o de orden público" o cuando la comparecencia le "resulte gravosa o perjudicial".

De hecho, la misma Audiencia Nacional optó por la videoconferencia para tomar declaración en 2014 al entonces presidente de la Generalitat, Artur Mas, entre otros altos cargos, en el juicio por el asedio al Parlament.

Pero Rajoy no podrá declarar por escrito, un instrumento reservado para la Familia Real y también para cargos como el presidente del Gobierno, pero en este último caso solo cuando se trate de hechos conocidos por razón de su cargo y Rajoy no era jefe del Ejecutivo entre 1999 y 2005.

Sea de un modo o de otro, Rajoy es el primer presidente del Gobierno central en ejercicio desde la instauración de la democracia llamado a declarar como testigo en un proceso judicial. Felipe González (en el juicio por el secuestro de Segundo Marey) y Adolfo Suárez (en el caso Banesto) testificaron siendo ya expresidentes.

Como "un día de júbilo" ha recibido la noticia el abogado José Mariano Benítez de Lugo, que representa a la acusación ejercida por la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade), cuya petición de que testifique Rajoy ha prosperado tras varios intentos fallidos.

Adade ha pedido cuatro veces la citación de Rajoy como testigo, una en fase de instrucción y tres desde que se abrió el juicio oral con 37 acusados por los presuntos delitos cometidos por la red Gürtel entre 1999 y 2005.

Esa acusación ha insistido al considerar que Rajoy fue vicesecretario general del partido y "responsable de asuntos electorales" entre 1990 y 2003, pero la fiscal, a cuyos argumentos se ha adherido la Abogacía del Estado, se ha opuesto por tercera vez por "innecesaria, prescindible y reiterada" a la testifical.

Por su parte, el abogado del PP Jesús Santos ha tildado la petición de que declare Rajoy de "diligencia perturbadora" y ha denunciado la actividad "espuria" de Adade por atribuir al presidente del gobierno cargos orgánicos en su partido que nunca han existido como el de "responsable de asuntos electorales".

Pero, finalmente, el tribunal, ocho meses después del comienzo del juicio y en la sesión número 62, ha aceptado que el presidente del Gobierno se sume a la lista de testigos del caso.