Santa Cruz de Tenerife

De la Vega apoya en México que se abra Pemex a la inversión española

EUROPA PRESS, México
3/ago/08 1:19 AM
Edición impresa

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de Vega, dará su apoyo durante la visita a México, que dio comienzo ayer, a las reformas económicas y legislativas emprendidas por el presidente mexicano Felipe Calderón, que tienen como objetivo atraer y facilitar las inversiones extranjeras, en especial las españolas, en campos como el petrolífero, las infraestructuras o las telecomunicaciones.

Durante su reciente viaje a España, Felipe Calderón ya expuso en Madrid su proyecto de reforma energética con el que pretende atraer inversiones para que la empresa estatal Petróleos de México (Pemex) pueda incrementar su producción, acumular más reservas y producir gasolinas y refinados en el país.

En aquel momento, José Luis Rodríguez Zapatero respaldó públicamente esa propuesta del mandatario mexicano, como lo volverá a hacer la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de La Vega, quien el viernes expresó el interés del Gobierno en que las empresas españolas puedan participar en ese sector.

Además de la reforma energética, tanto el Gobierno como los empresarios españoles siguen con interés el debate que también se está produciendo en México sobre una nueva Ley de Inversiones Extranjeras, que podría incrementar el porcentaje de participación del capital extranjero, con resultados provechosos, según la vicepresidenta, por ejemplo para la compañía Telefónica.

Estas y otras reformas en las que actualmente está embarcado el Gobierno de Calderón serán apoyadas por la vicepresidenta primera, quien, en la primera jornada de visita a México, se desplazó hasta la ciudad de Cuernovaca para conocer un proyecto de parque tecnológico.

Otro de los campos con grandes perspectivas para los empresarios españoles es el de las infraestructuras. En la visita que Felipe Calderón hizo el pasado mes de junio a España destacó el papel clave que podrían desempeñar las compañías españolas en el desarrollo del Plan Nacional de Infraestructuras, lanzado por su gobierno, que prevé unas inversiones superiores a los 160.000 millones de euros en los próximos seis años.

En la actualidad España es ya el segundo país inversor en México, detrás de Estados Unidos, con un gran peso en sectores como el turismo, la banca o la energía.