La Laguna

Dos párquines y unas 800 plazas en el entorno del futuro mercado

José Alberto Díaz señala que se viene trabajando para construir el subterráneo que estaba previsto en la zona del antiguo mercadillo del agricultor, pero también otro en Las Quinteras.
D. Ramos, La Laguna
26/jun/17 6:09 AM
Edición impresa
Dos párquines y unas 800 plazas en el entorno del futuro mercado

Las inmediaciones del futuro Mercado Municipal de La Laguna está previsto que cuenten con alrededor de 800 plazas de aparcamiento. Se trata de un proyecto en el que viene trabajando el ayuntamiento y cuyos estacionamientos estarán distribuidos en dos párquines de dos plantas subterráneas cada uno.

Según explicó el alcalde lagunero, José Alberto Díaz, el primero de ellos -que ya había sido anunciado tiempo atrás- se ubicará a la izquierda de la instalación comercial (mirándola desde la plaza del Adelantado), en lo que fue la zona del mercadillo del agricultor; el segundo, en Las Quinteras. Ni uno ni otro se destinarán en exclusiva a los compradores, sino que buscarán facilitar el estacionamiento en el casco.

Estos servicios son complementarios al mercado y tendrán una plaza cada uno en su parte superior. Para que todo ello salga adelante restan los estudios de canalización del barranco de La Carnicería, a lo que se le está tratando de dar solución de forma previa al inicio de las obras.

Como se recordará, el proyecto de la nueva recova presentaba deficiencias que fueron corregidas por la empresa pública Mercasa, y se anunció el pasado mes de febrero que se incorporarán 77 puestos -tantos como los que en su día tuvieron que abandonar el viejo recinto-, cada uno con alrededor de nueve metros cuadrados. Eso es lo que recoge el documento titulado "Estudio técnico comercial: Mercado Municipal de San Cristóbal de La Laguna".

En febrero, el concejal de Mercado, Zebenzuí González, explicaba que lo que estaba pendiente en aquel entonces era completar los fondos necesarios: alrededor de 12 millones de euros y, si se tiene en cuenta la canalización del barranco, de tres más, lo que se barajaba que fuese asumido por el Consejo Insular de Aguas. Lograr ese paso, ansiado por los comerciantes, supondría poner fin a una década de espera, dificultades y a una sucesión de hechos que llevan a que, cada vez que tiene ocasión, el presidente de la Asociación de Comerciantes del Mercado de La Laguna (Asocomel) urja una salida al problema.