La Laguna

Los empresarios del Cuadrilátero se quejan del control férreo de la Policía

Advierten al concejal de Urbanismo de que se aplican multas por tirar cigarros a la vía pública o beber por fuera de los bares que no se llevan a cabo en la zona del casco, por lo que piden que la ley se aplique a todos por igual. El edil Juan Manuel Bethencourt lo desmiente y dice que el trato es igualitario.
D. BARBUZANO, La Laguna
17/may/12 1:19 AM
Edición impresa

Empresarios de la zona del Cuadrilátero denuncian que son objeto de un trato "discriminatorio" y un control férreo de la Policía con respecto a los de la zona del casco histórico y otros puntos del municipio, al ver cómo cada día los agentes actúan con más frecuencia multando a quienes tiran colillas de cigarros en la calle o consumen bebidas por fuera de los bares, lo que, según ellos, no ocurre en los bares y restaurantes del resto de la ciudad.

En febrero de este año, los empresarios de los pubs de esta zona de ocio destacaban que se ha había pasado de una presencia los fines de semana de 9.000 a 3.000 personas, atribuyéndolo, entre otras cosas, "a las multas de la Policía sin justificación y al poco apoyo por parte del ayuntamiento de un sector comercial que aglutina a más de 200 locales".

El sector empresarial, a través de un escrito, destaca que "La Laguna se ha convertido en una ciudad de dos velocidades desde el punto de vista comercial y, en concreto, en el ámbito de los bares y negocios aledaños, ya que se aplica uno u otro baremo de mayor o menos intensidad de la norma, según donde esté ubicada la empresa".

Consideran que "se está produciendo un ataque y una persecución frontal contra los negocios del Cuadrilátero, que empieza por fiscalizar hasta la mínima expresión a los bares, apercibiéndolos y levantando actas para cerrarlos luego durante meses. Presión o ataques continuos, con sanciones que van desde 6.000 a 15.000 euros por una variedad de irregularidades, como la música alta o el horario de cierre. A lo que hay que añadir multas de 70 euros por tirar una colilla al suelo en la calle, 85 euros por dejar el coche aparcado en zona inadecuada y 300 euros por llevar por la calle una copa".

Este sector empresarial habla de más de cien denuncias en un radio de doscientos metros a la redonda a un número de unos treinta negocios en un periodo corto de tiempo".

Una representación del sector empresarial presentó ayer un escrito al concejal de Urbanismo, en la que le decían que "si tenemos que cumplir estrictamente como marca la ley, solicitamos al ayuntamiento que haga cumplir dicha ley en toda la ciudad y no solo en una zona determinada como la de ocio universitaria".

El concejal Juan Manuel Bethencourt destacó que "no hay diferencia de trato en el sector comercial y potenciaremos El Cuadrilátero con acciones como actuaciones en vivo en los locales tipo 3 (pubs) para lo que se trabaja en la correspondiente ordenanza, pero no permitiremos irregularidades en la zona como consumiciones en la vía pública".