Santa Cruz de Tenerife

Japón defiende aumentar la presión sobre Pyongyang tras la oferta de dialogo de EEUU

Tokio, EFE
13/dic/17 7:36 AM
eldia.es
El primer ministro de Japón Shinzo Abe (c), el presidente de la Cámara de Representantes Tadamori Oshima (2d), el vocero de la Cámara de Consejeros Chuichi Date (d), el jefe de la Secretaría del Gabinete Yoshihide Suga (abajo), la princesa Hanako (i) y el príncipe Hitachi (2i)./TORU HANAI/ POOL (EFE)

Tokio defendió hoy que se incremente la presión sobre Corea del Norte, con el fin de que esta "cambie sus políticas" y reiteró su apoyo total a Estados Unidos, tras la noticia de un posible diálogo bilateral sin condiciones previas entre Washington y Pyongyang.

"Los dos líderes de Japón y Estados Unidos acordaron su política sobre Corea del Norte y esta incluye la máxima presión sobre el país (...) Además, la Casa Blanca ha confirmado que no ha cambiado su postura al respecto", afirmó hoy el ministro portavoz del Gobierno nipón, Yoshihide Suga.

Durante una rueda de prensa, Suga resaltó además "la estrecha relación entre Estados Unidos y Japón", después de que el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, afirmara que la amenaza de Corea del Norte es "la más inmediata" y que continuará con la diplomacia "con la esperanza de éxito hasta que caiga la primera bomba".

En este sentido, Tillerson se pronunció este martes sobre la posibilidad de comenzar un diálogo con Corea del Norte, dejando a un lado la condición previa que establecía que el país asiático debía renunciar primero a su arsenal nuclear como parte de cualquier negociación.

El jefe de la diplomacia estadounidense afirmó durante una conferencia en Washington que el país "siempre estará dispuesto a hablar", pero que para ello "es necesario que Corea del Norte se siente en la mesa de negociaciones".

La escalada de tensiones en la península coreana se acentuó a finales de noviembre, después de que Corea del Norte lanzara un nuevo misil balístico intercontinental que sería capaz de alcanzar territorio estadounidense, tras más de dos meses de inactividad.

La prueba armamentística se produjo poco después de que el gobierno de Donald Trump incluyera a Corea del Norte en la lista de países que patrocinan el terrorismo.