Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Ida Vitale, Premio Cervantes leer
EEUU ELECCIONES

Los neófitos se adueñan de la campaña en EEUU a costa de los veteranos

Marc Arcas, Washington, EFE
22/sep/15 7:30 AM
eldia.es
El republicano Scott Walker./MAX WHITAKER / POOL (EFE)

Scott Walker, gobernador de Wisconsin durante los últimos cinco años y ganador de tres elecciones, se retiró este lunes de la campaña por la candidatura presidencial republicana en EE.UU., en coincidencia con una encuesta de CNN que sitúa en cabeza a tres aspirantes recién aterrizados en la política.

No se trata de una casualidad, sino del máximo exponente de un fenómeno que se está intensificando a medida que avanzan las primarias del Partido Republicano, en las que los aspirantes noveles poco o nada vinculados anteriormente a la política están desplazando a los contrincantes más experimentados en el sector público.

Hace unos meses Walker era considerado uno de los favoritos para obtener la nominación a la carrera a la Casa Blanca en 2016, una vez avalada su gestión al frente de Wisconsin, de carácter marcadamente liberal en el terreno económico y de enfrentamiento permanente con los sindicatos.

Fueron precisamente los sindicatos, en pie de guerra contra Walker, los que forzaron la revocación de su mandato en 2012 (dos años después de haber sido elegido), pero, contra todo pronóstico, volvió a ganar esos comicios y se convirtió en el primer gobernador de la historia de EE.UU. que supera una revocación de mandato.

Ese exitoso historial, pues Walker ganó por tercera vez las elecciones en 2014, y su marcado perfil ideológico le ayudaron a ser uno de los favoritos por el aparato republicano, así como idóneo para protagonizar unas primarias "constructivas" junto a otro experimentado conservador, el exgobernador de Florida Jeb Bush.

Pero Bush cada vez se hunde más en las encuestas, Walker ha salido de la campaña y Rick Perry, quien ostenta el récord de haber sido durante más tiempo gobernador de Texas, se retiró el 11 de septiembre también por falta de apoyos.

En el extremo opuesto se sitúan el magnate inmobiliario Donald Trump, la exconsejera delegada de Hewlett-Packard Carly Fiorina y el neurocirujano retirado Ben Carson, quienes, en este orden, encabezan la última encuesta dada a conocer hoy por CNN.

Ni a Trump ni a Carson se les conoce experiencia previa en el sector público, mientras que Fiorina protagonizó un intento frustrado de entrar en política en 2010, cuando optó a senadora por California pero perdió por diez puntos contra la demócrata Barbara Boxer.

De 17 aspirantes que llegaron a tener las primarias republicanas, ahora quedan 15, y las dos bajas son de políticos veteranos, mientras que los recién llegados al partido muestran cada día más fortaleza y se ganan el apoyo popular.

En la encuesta de CNN, publicada horas antes de que Walker anunciase su retirada, éste no alcanza ni el 1 % de los apoyos, cuando en marzo había llegado a ir en cabeza con un 17 %.

Otros cuatro aspirantes acompañan a Walker en la parte baja de la clasificación, todos políticos veteranos y con menos del 1 % (lo que los sitúa como los próximos potenciales aspirantes a abandonar la carrera).

Se trata de George Pataki, gobernador de Nueva York durante 11 años; Bobby Jindal, gobernador de Luisiana desde 2008; Lindsey Graham, senador por Carolina del Sur y quien ha ostentado cargos políticos ininterrumpidamente desde 1993; y Jim Gilmore, exgobernador de Virginia.

En su discurso de retirada, Walker urgió a otros candidatos, sin citarlos, a seguir su ejemplo y abandonar para ofrecer "una alternativa positiva conservadora" al actual líder de las encuestas, Trump.

También Rick Perry se acordó de Trump cuando anunció que se retiraba, al insistir en que el republicano que sea elegido como candidato a la Casa Blanca debe, por encima de todo, encarnar los principios conservadores más allá de los valores personales.

La contienda republicana, que hace unos meses se vislumbraba apacible y "clásica", se ha convertido en un trampolín para los neófitos y una pesadilla para los veteranos, que tratan de aplacar, incluso a costa de sus propias candidaturas, el efecto Trump.

EEUU ELECCIONES