Santa Cruz de Tenerife

Sin veredicto el juicio a los acusados por los atentados de Londres del 7-J

EFE, Londres
2/ago/08 2:01 AM
Edición impresa

Un jurado popular no logró ayer, después de quince días de deliberaciones, alcanzar un veredicto en el juicio contra tres hombres acusados de ayudar a los autores de los atentados suicidas en Londres el 7 de julio de 2005 (7-J).

Waheed Ali, de 25 años; Sadeer Saleem, de 28, y Mohammed Shakil, de 32, son los únicos acusados en relación con los ataques perpetrados contra la red de transporte londinense, que causaron 56 muertos (incluidos los cuatro suicidas) y unos 700 heridos. El juicio, celebrado en el tribunal de Kingston (sur de Londres) durante tres meses, finalizó ayer sin veredicto sobre los cargos presentados contra los tres sospechosos.

El jurado, integrado por ocho mujeres y cuatro hombres, fue disuelto por el juez del caso, Peter Gross, toda vez que la Fiscalía tiene de plazo hasta el próximo septiembre, cuando se celebrará una vista, para decidir si los tres individuos afrontan un nuevo juicio.

El representante del Crown Prosecution Service (CPS, Fiscalía del Estado británico), Paul Taylor, señaló que se tomará "un poco de tiempo" antes de adoptar una decisión.

Según el magistrado, si se decide celebrar un segundo juicio, éste no comenzará hasta el próximo año.

Ali, Saleem y Shakil -todos oriundos de Leeds, en el norte de Inglaterra, donde residían tres de los autores de la matanza- están acusados de asistir a los cuatro terroristas del 7-J (Sidique Khan, Tanweer, Jermaine Lindsay y Hasib Hussain), aunque no estuvieron directamente implicados en los ataques.

Además, la Fiscalía acusa a los tres sospechosos, detenidos en el año 2007, de conspirar con los responsables de 7-J para causar explosiones y buscar posibles objetivos para atentar en la capital británica.

Entre esos objetivos figuran el metro de la ciudad y atracciones turísticas, como el Museo de Historia Natural, el London Eye (la gran noria a orillas del río Támesis) y el Acuario de Londres, según la acusación.

Los terroristas del 7-J (tres de origen paquistaní y uno de procedencia jamaicana, todos musulmanes británicos) atentaron el 7 julio de 2005 contra tres convoyes del Metro de Londres y un autobús urbano, en el primer atentado suicida cometido en suelo europeo.