Santa Cruz de Tenerife

La oposición israelí reclama elecciones tras el anuncio de dimisión de Olmert

El actual Ejecutivo israelí es un "fracaso total" que "ha llegado a su fin", aseguró ayer el líder opositor del partido Likud, Benjamin Netanyahu, favorito en todas las encuestas en intención de voto en una eventual cita a la urnas. Se mostró contrario a un nuevo gobierno liderado por quien gane en las primarias de ese partido.
EFE, Jerusalén
1/ago/08 1:56 AM
Edición impresa

La oposición israelí reclamó ayer la convocatoria de elecciones generales tras el anuncio hecho el miércoles del primer ministro, Ehud Olmert, de que no se presentará a las primarias de su partido Kadima en septiembre y abandonará su cargo.

El actual Ejecutivo israelí es un "fracaso total" que "ha llegado a su fin", aseguró ayer el líder de la oposición del conservador partido Likud, el conservador Benjamin Netanyahu, favorito en todas las encuestas en intención de voto en una eventual cita a la urnas.

Netanyahu cree que la "responsabilidad nacional" exige nuevas elecciones legislativas, "presida quien presida el Kadima", y se mostró contrario a la formación de un nuevo gobierno liderado por quien resulte vencedor en las primarias de ese partido.

El diputado Yitzhak Aharonovitch, del opositor ultranacionalista Yisrael Beiteinu (Israel Nuestra Casa), también se mostró a favor de los comicios por considerar que "en un Estado democrático, cuando el primer ministro dimite la nación elige a su líder".

El viceprimer ministro, miembro de Kadima y mano derecha de Olmert, Haim Ramón, reconoció que "la probabilidad de que se celebren nuevas elecciones es alta".

Hoy, Olmert volverá a ser interrogado por la Unidad de Fraude de la Policía israelí, por un caso de cohecho y otro de duplicidad de facturas en el desempeño de anteriores cargos públicos -cuando recibió sobres repletos de dinero del empresario norteamericano Morris Talansky-, que han motivado su anuncio de dimisión.

Se espera que, dentro de tres semanas, la Policía entregue a la Fiscalía los resultados de la investigación y ésta decida si acusa formalmente a Olmert.

Escasos apoyos

La legislación israelí obliga a un primer ministro a dimitir sólo tres meses después de ser declarado culpable de un "delito que incluya corrupción moral", pero la actual situación de Olmert, con escasos apoyos tanto dentro de la coalición gobernante como en el seno de su propio partido, hacía muy difícil que siguiera al frente del Ejecutivo.

Sin embargo, pese al anuncio, los analistas políticos estiman que Olmert podría seguir al frente del país incluso hasta seis meses más.

Tras celebrarse las primarias el 16 de septiembre en el Kadima, el nuevo líder deberá tratar de formar una nueva coalición de Gobierno, lo que podría prolongarse hasta el mes de noviembre.

Pero, de no lograr suficientes socios, habría que convocar elecciones anticipadas, tal como reclama la oposición, y Olmert podría continuar en el poder incluso hasta febrero o marzo de 2009.

El reemplazo de Olmert hace surgir dudas sobre la continuidad del proceso de paz con los palestinos, relanzado en noviembre del año pasado en Annapolis (EEUU) con el compromiso por ambas partes de lograr un acuerdo antes de finales de 2008 para la creación de un Estado palestino. La jefa del equipo negociador israelí y miembro de Kadima, la ministra de Ex-teriores Tzipi Livni, es la favorita a suceder a Olmert, por lo que, si fuese elegida y ese partido lograse establecer una nueva coalición de Gobierno, las negociaciones podrían seguir la dirección actual.

Sin embargo, si el Kadima no tuviera apoyos para seguir en el poder y se celebrasen comicios, la postura israelí en las negociaciones podría dar un serio viraje.

Netanyahu, que cuenta con una intención de voto del 35%, frente al 27% de Livni, mantiene una línea más dura frente a las concesiones que se deberían hacer para alcanzar la paz con los palestinos.