Santa Cruz de Tenerife

Un cámara de TVE, entre los 28 heridos en la protesta de apoyo a Karadzic

El periodista español Óscar Martínez se encuentra entre los 13 civiles y 15 policías heridos y que fueron trasladados a diversos hospitales de Belgrado tras los altercados registrados anoche entre un centenar de jóvenes y la fuerza pública al final de una manifestación contra el arresto de Radovan Karadzic.
AGENCIAS, Belgrado
30/jul/08 6:55 AM
Edición impresa

Un periodista español se encuentra entre los 13 civiles y 15 policías heridos y que fueron trasladados a diversos hospitales de Belgrado tras los altercados registrados anoche entre un centenar de jóvenes y la fuerza pública al final de una manifestación a favor de Radovan Karadzic, indicó la agencia Tanjug de fuente hospitalarias.

Todas las personas heridas sufrían lesiones leves. Ese es el estado del cámara de TVE Óscar Martínez, atacado con una barra de hierro en la espalda mientras cubría la información de la concentración a favor del presunto criminal de guerra serbobosnio.

Además, los manifestantes le rompieron la cámara. Su compañero de TVE, Luis Pérez, que estaba con él, no sufrió daños.

La manifestación degeneró hacia las diez menos cuarto de la noche hora local en altercados entre un grupo de jóvenes y la policía, que recurrió a gases lacrimógenos. Los jóvenes radicales, algunos de ellos con la cara oculta, se desplegaron por las calles adyacentes a la plaza de la República, lugar donde se celebró la manifestación, y arrojaron proyectiles contra las fuerzas del orden.

Unos 200 jóvenes radicales se enfrentaron a la Policía durante la protesta por el arresto del presunto criminal de guerra serbobosnio Radovan Karadzic, que congregó, según la Policía, a unas 16.000 personas en el centro de Belgrado.

De acuerdo con la emisora de televisión B92, los jóvenes radicales, que participaban en la protesta convocada por el ultranacionalista Partido Radical Serbio (SRS), arrojaron piedras contra los agentes antidisturbios y trataron de bloquear la calle con barricadas, al tiempo que rompieron varios escaparates.

La Policía empleó gases lacrimógenos y disparó balas de goma contra el grupo de violentos. La participación de unas 16.000 personas, según la Policía, es muy inferior a la esperada por el SRS, que preveía "decenas de miles" de asistentes y había anunciado hasta 100.000 personas.

La última marcha masiva de los sectores nacionalistas logró congregar en febrero en Belgrado a varios cientos de miles de personas contra la proclamación de la independencia de Kosovo, en una jornada en la que grupos violentos atacaron la embajada de EEUU y otros países occidentales, causando disturbios.

Los participantes en la marcha corearon el nombre de Karadzic, lanzaron gritos como "traición" y ofensas contra el presidente de Serbia, el pro europeo Boris Tadic, y saludaron al hermano del ex líder serbobosnio, Luka Karadzic, presente en un escenario montado en la céntrica Plaza de la República, donde tuvo lugar la protesta.