Gente

Grandes de la moda visten las calles de Nueva York

EFE, Nueva York
25/jul/10 7:56 AM
Edición impresa

Algunos de los grandes diseñadores estadounidenses, como Tommy Hilfiger, Michael Kors o Donna Karan, rinden homenaje hasta septiembre al conocido como "Distrito de la Moda de Manhattan" con la instalación en sus calles de una treintena de maniquíes que acercan su concepción de la moda al gran público.

La exposición pública convierte en pasarela a la avenida Broadway a su paso por Midtown, el barrio donde se gestó la moda neoyorquina durante décadas, y pretende celebrar la vitalidad de la moda estadounidense y el papel que la zona ha jugado para situar el diseño "made in USA" en lo alto del sector.

Bajo el nombre de "Sidewalk Catwalk" ("Acera pasarela"), la instalación presenta a lo largo de las zonas peatonales con que cuenta la conocida avenida una serie de maniquíes que celebran el legado y la vigencia de una zona que lucha por transformarse sin dejar de ser la cuna de la moda estadounidense.

Diseñados por agujas como Diane von Furstenberg, Isaac Mizrahi, Norma Kamali o Kenneth Cole, entre muchos otros, los maniquíes han sido vestidos o simplemente decorados con materiales tradicionales y modernos de la industria de la moda, y se han convertido en una atracción más para los miles de turistas que visitan la ciudad.

Más allá de mera atracción turística, los maniquíes se han convertido, sin embargo, en el último arma de los diseñadores neoyorquinos para reclamar atención sobre el Distrito de la Moda, un área que Nueva York quiere transformar y que muchos temen que pierda su papel como punto neurálgico de la moda estadounidense.

"La clave para salvar el distrito de la moda de Manhattan es que la moda sea visible a los ojos de los visitantes, los turistas y los consumidores", explicó hoy a Efe la diseñadora malasia Yeohlee Teng, asentada en Nueva York durante décadas y una de las impulsoras y participantes de la iniciativa.

Teng, ganadora de varios premios de moda y cuya firma Yeohlee lleva funcionando desde 1981, ha apostado en numerosas ocasiones por llevar su moda allá donde más gente puede verla y ya en 2005 organizó un desfile en una estación de metro de Nueva York, por lo que no dudó en participar en el proyecto.

"He creado un vestido hecho de ladrillos, en homenaje a los grandes edificios que durante décadas han acogido a nuestro sector", señaló Teng acerca de su aportación a un proyecto en el que también participan Betsey Johnson, Norma Kamali, Nanette Lepore, Catherine Malandrino y Nicole Miller, así como las latinas María Cornejo e Isabel Toledo.

Hasta el próximo 3 de septiembre, poco antes de que empiece la Semana de la Moda de Nueva York, los maniquíes darán muestra de los variados estilos de los grandes de la moda neoyorquina y, según la organización de la exposición, reflejarán "la vitalidad y el espíritu creativo que la industria imprime a Manhattan".

En ese mismo barrio se celebró hasta febrero pasado, la "New York Fashion Week", que se desplegaba en tres grandes carpas en el Bryant Park, pero a partir de septiembre próximo ese gran evento de la moda estadounidense se trasladará al barrio noroeste de la ciudad, en Damrosch Park, cerca del Centro Lincoln.