Economía

Deloitte dice en su informe que tuvo muy poco tiempo para valorar al Popular

Bruselas, EFECOM
2/feb/18 12:07 PM
eldia.es
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín./Zipi (EFE)

La consultora Deloitte advirtió de que tuvo un tiempo "extremadamente corto" para elaborar el informe de valoración del Banco Popular sobre el que la Junta Única de Resolución europea basó su decisión de resolver la entidad española, según la versión no confidencial del texto publicada hoy por la JUR.

En una misiva enviada a la Junta Única de Resolución (JUR) junto al estudio el 6 de junio, víspera de la resolución, Deloitte señala que "a la vista de la difícil posición de liquidez" del banco "se nos ha requerido hacer este informe en un periodo de tiempo extremadamente corto".

La consultora precisa que tuvo 12 días para elaborarlo cuando normalmente hubiesen esperado contar con "al menos seis semanas" para un proyecto de esta naturaleza, y puntualiza que así se acordó inicialmente con la JUR el 23 de mayo de 2017.

Deloitte apunta, además, que no tuvo acceso a "cierta información crítica" y que tuvo "oportunidades limitadas" de debatir las conclusiones con la directiva, auditores, supervisores y otro personal familiarizado con el Popular.

La consultora agrega que "en ningún caso hubiera sido posible llevar a cabo un análisis completo de toda la información necesaria (...) debido al tiempo disponible".

Por tanto, indica, se trata de un informe que "debe ser considerado como altamente incierto y provisional", y se incluyó en la valoración un colchón para pérdidas adicionales que no fue posible estimar precisamente, tal y como requieren las leyes europas de resolución y reestructuración bancaria.

Deloitte indicó que su informe parte de la asunción de que la resolución que se llevaría a cabo de la entidad sería la venta total del banco en un proceso competitivo, pero hizo también una evaluación de cual sería su valor en caso de liquidación y el retorno que recibirían entonces los acreedores.

En su estudio, Deloitte hizo una valoración del capital de la entidad que resultó en un rango de entre 1.300 millones de euros, en el mejor de los casos, y una valoración negativa de 8.200 millones de euros en el peor escenario, siendo la mejor estimación una valoración negativa de 2.000 millones.

Fuentes de la JUR señalan que la regulación europea reconoce que las resoluciones pueden ocurrir de forma urgente y que, precisamente por ello, da margen para que se hagan valoraciones provisionales como la efectuada por Deloitte.

Apuntan también que en el momento de contratarles no esperaban que la quiebra del banco pudiese ocurrir "en un periodo tan corto", y como resultado se vieron "obligados a pedir a Deloitte que recortase dramáticamente los plazos", si bien consideran que el resultado del informe es "robusto".

En cuanto a la falta de información, señalan que "es consecuencia de la capacidad del banco para responder", dado que la entidad ya había proporcionado información durante el periodo de venta, pero "no pudo responder" a todas las demandas adicionales que hicieron los auditores.

La JUR publicó hoy además su propio informe de valoración de la entidad, el plan de resolución que el plan había elaborado con el Popular en 2016, las cartas que se enviaron a los potenciales compradores, y una versión más amplia de la decisión de resolución publicada en junio.

La agencia respondió así a la petición de su panel de apelación, que en noviembre le instó a publicar las versiones no confidenciales de los documentos para dar respuesta a los afectados.

Estos consideran que el informe es una pieza clave para poder defender su caso ante los tribunales europeos y españoles.