Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
RTVC niega la ocultación de información sobre el concurso de informativos leer

Spanair recorta sus bases de siete a dos, que se ubicarán en Madrid y Barcelona

El plan de viabilidad de la compañía aérea contempla la supresión de cinco de ellas con el objetivo de reducir costes para conseguir ser "más competitiva". A su vez, se prevé recortar entre 780 y 970 puestos de trabajo a tiempo completo, aunque la cifra definitiva se decidirá en las negociaciones con los trabajadores.
AGENCIAS, Palma/Londres
2/ago/08 2:01 AM
Edición impresa

La aerolínea Spanair prevé reducir sus bases de siete a dos, que se ubicarán en Madrid y Barcelona, según informaron ayer fuentes de la empresa.

La dirección de la compañía presentó este proyecto en el plan de viabilidad entregado ayer en Palma a los sindicatos y al comité de empresa en la reunión mantenida entre ambas partes.

Según Spanair, una base es el lugar donde pernoctan los aviones y su tripulación y, por tanto, conlleva unos gastos. Con la eliminación de estas cinco bases se pretende reducir estos costes para que la aerolínea pueda ser "competitiva".

Del mismo modo, el plan dado a conocer a los representantes de los diez sindicatos que integran el Comité, incluye la posibilidad de que desaparezcan entre 780 y 970 empleos a tiempo completo, lo que supondría alrededor de 1.100 despidos directos.

Concretamente, estos puestos corresponden a entre 95 y 105 pilotos; entre 140 y 215 tripulantes de cabina de pasajeros; entre 110 y 140 empleados del personal de rampa; entre 70 y 90 agentes de venta de billetes; entre 50 y 60 agentes de atención telefónica; entre 55 y 70 mecánicos; y entre 260 y 290 administrativos, según prevé la dirección de Spanair.

Además, 15 de los 63 aviones comerciales que la compañía tiene operativos en estos momentos dejarán de utilizarse en septiembre, ya que "no generan ingresos, sólo gastos", agregaron.

Los términos del plan de viabilidad serán discutidos entre la dirección de la aerolínea y la mesa de negociación, que se formará en nombre de los trabajadores y que estará integrada por miembros de los sindicatos.

Estas negociaciones deben estar finalizadas antes del 14 de septiembre, fecha que se ha dado como límite la empresa para implantar su plan de actuación.

La crisis económica está afectando de manera especial en las aerolíneas que, desde principios de año, vienen atravesando un difícil momento, como consecuencia de "la combinación de unos precios sin precedentes del petróleo, la ralentización económica y la menor confianza de los consumidores han llevado a una fuerte reducción de los beneficios", señaló ayer el consejero delegado de British Airways (BA), Willie Ealsh, cuya compañía ha registrado una caída del beneficio neto en el primer trimestre fiscal (abril a junio) del 90,1%, hasta 27 millones de libras (34,3 millones de euros), frente a los 274 millones de libras (349 millones de euros) de igual periodo de 2007.

En otro orden de cosas, Lufthansa ha llegado a un acuerdo con el sindicato Ver.di para poner fin a la huelga que comenzó el lunes por motivos salariales y que ha obligado a la aerolínea a cancelar cientos de vuelos. Así, 34.000 empleados de tierra recibirán un aumento de sueldo del 5,1% y otro adicional del 2,3% a partir del 1 de julio de 2009, con lo que se llegará a una subida total del 7,4%.