Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Gobierno estudiará construir un carril bus-VAO en la autopista del sur de Tenerife leer

El euribor marca otro máximo y encarece hasta en mil euros al año algunas hipotecas

El principal indicador para fijar los tipos de interés de estos créditos escaló al 5,393% en julio y encadena cinco meses consecutivos de subidas. Los préstamos firmados hace un año soportarán una carga extra de cerca de 900 euros anuales, mientras que en los que se someten a revisión semestral será de 1.092 euros.
EL DÍA/AGS., Tenerife/Madrid
1/ago/08 1:55 AM
Edición impresa

El euribor, el principal indicador para fijar el tipo de interés de las hipotecas, cerró julio en el 5,393%, con lo que marca un nuevo máximo histórico y encadena cinco meses consecutivos de subidas. Estos datos, que deberán ser confirmados por el Banco de España a mediados de agosto, suponen para las hipotecas contratadas hace un año un incremento de cerca de 900 euros anuales, y de más de 1.000 para las que se contrataron hace seis meses.

Respecto al pasado mes de junio, el indicador ha ganado 32 puntos porcentuales y, respecto a julio del año pasado, cuando cerró en el 4,564%, ha subido 82 puntos. Desde que comenzara a cotizar, en enero de 1999, el euribor sólo había superado el 5% en seis ocasiones, cinco de ellas entre julio y noviembre de 2000 y otra en junio de este año.

El nuevo repunte supondrá incrementos en las cuotas de las hipotecas de entre 900 y 1.100 euros más al año. Así, para una hipoteca media de 150.000 euros a 25 años, las cuotas que se revisen anualmente subirán desde 839,21 euros a 911,57, lo que representa un sobrecoste mensual de 72 euros, y en un año supone una carga extra para las familias de 864 euros.

Aún mayor es el impacto de la subida para las hipotecas que se revisan semestralmente, que experimentarán un incremento de 91 euros mensuales o 1.092 euros al año. Es así porque en julio de 2007 el euribor marcaba el 4,564% y en febrero de este año había caído hasta el 4,349%.

Las subidas de los últimos meses podrían ser las últimas de 2008, ya que inversores y analistas dan por hecho que el indicador no experimentará grandes cambios en los próximos meses y, en todo caso, concluirá el ejercicio en torno al 5,10% ó el 5,15%.

Los analistas consultados ayer coincidieron en señalar que el euribor, que suele subir cuando el Banco Central Europeo (BCE) tiene intención de incrementar los tipos de interés en la eurozona, ha descontado ya la subida de julio e incluso otra más para este año, que, sin embargo, parece poco probable que se produzca.

Los analistas de Renta 4 no esperan presiones sobre el indicador en lo que queda de año, ya que no se prevé que el organismo que preside Jean-Claude Trichet vuelva a subir los tipos de interés, teniendo en cuenta que el precio del crudo, uno de los principales componentes que inciden en la inflación, se ha moderado mucho.

Por su parte, los expertos de Norbolsa consultados tampoco esperan un movimiento del BCE para este año y subrayaron que el euribor se resiste a retroceder por las "tensiones" en el mercado interbancario. "En la medida que la banca no demuestre que el problema va reduciéndose, esas tensiones seguirán ahí", explicaron.

No obstante, otros entendidos más pesimistas no descartan, incluso, que llegue a tocar el 6%, aunque no pronostican subidas tan acusadas como las de los últimos meses, sobre todo como la que se produjo cuando el BCE decidió incrementar el precio del dinero hasta el 4,25%.

En todo caso, el analista de Citi Martínez Campuzanos señaló que es "cuestión de tiempo" que el tipo interbancario se reduzca y adelantó que terminará el año "más cerca del 5,20% que del 5,30%". Además, sus previsiones para 2009 son más alentadoras, puesto que estima que para la mitad del año que viene se verá "en el 4,75% ó 5%".

Explicó que las advertencias sobre los riesgos inflacionistas, la falta de confianza entre entidades y las inyecciones de liquidez al sistema a través de subastas a un día han provocado la escalada alcista del euribor. Sin embargo, espera que el año que viene el BCE sea "más laxo" en sus intervenciones.