Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
Guardia Civil y Mossos disparan a un hombre que gritaba en árabe "Alá es grande" leer
BANANO

Los países ACP intentan frenar un acuerdo entre la UE y América Latina

EFE, Ginebra
28/jul/08 6:55 AM
Edición impresa

El grupo de estados ACP (África, Caribe y Pacífico) está dispuesto a frenar un acuerdo entre la UE y América Latina para bajar el arancel europeo al banano, hasta conseguir "compensaciones suficientes", según declaró el ministro de Comercio camerunés, Luc Mbarga Atangana.

El ministro de Camerún afirmó, en declaraciones a la prensa, que los ACP no aceptan la propuesta que están barajando la UE y América Latina, para rebajar el gravamen europeo al banano, por lo que africanos y caribeños piden que se retrase esta reducción y que su aplicación sea más moderada.

Atangana subrayó que suavizar la rebaja es fundamental "para la economía de los países de África (exentos del arancel controvertido)" y de otro lado "para los productores europeos, como los de Canarias o Madeira (Portugal)".

Según fuentes latinoamericanas, "casi hay un acuerdo" entre la UE y los estados de América Latina para recortar dicho arancel, que ahora asciende a 176 euros por tonelada, y situarlo en 114 euros en 2016.

Impuesto aduanero

El impuesto aduanero se aplica a los envíos de la fruta de Latinoamérica, pero no a los de los ACP, porque sus exportaciones bananeras a Europa tienen un trato preferente.

El ministro de Camerún, en nombre de los ACP, rechazó la propuesta que hay sobre la mesa, que supondría situar el arancel en 148 euros por tonelada en 2009, 143 euros en 2010 e irlo recortándolo gradualmente hasta dejarlo en 114 euros en 2016. Camerún pide "dos o tres años de gracia" antes de que se aplique el recorte del arancel y estaría dispuesto a aceptar, en ese caso, que cuando empezara a hacerse efectiva la rebaja (2011 o 2012).

"Las negociaciones continúan y podrían durar entre 24 y 48 horas más hasta que haya más equilibrio", según el titular camerunés. Asimismo, reclamó "compensaciones financieras" por el impacto económico que, ha añadido, provocará la reducción del gravamen europeo a los latinoamericanos.

En este sentido, se refirió a la reivindicación de mantener ciertas preferencias dentro de la negociación general sobre la Ronda de Doha, que una treintena de países continúan hoy, por séptimo día consecutivo para buscar un acuerdo sobre la apertura mundial de mercados agrícolas e industriales. También habló de dotaciones económicas por parte de la UE.

Un pacto sobre el banano ayudaría a solucionar las cuestiones pendientes, pero aunque la UE y Latinoamérica estén de acuerdo, si los estados ACP lo rechazan difícilmente podría salir adelante.