Deportes
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los distribuidores españoles, preocupados por la escasez de numerosos medicamentos leer

Un Tenerife distinto de la mano de Oltra

El técnico valenciano ensaya con dos centrocampistas y una pareja de delanteros, sin distinciones entre titulares y suplentes Bryan Acosta retrasa su ubicación, respecto a la etapa de Etxeberria, y José Naranjo ataca desde una posición más centrada.
J. R., Santa Cruz de Tenerife
20/sep/18 6:20 AM
Edición impresa
Un Tenerife distinto de la mano de Oltra

En su segundo entrenamiento en su nueva etapa al frente del Tenerife, ayer en la Ciudad Deportiva, José Luis Oltra dejó algunos indicios de las señas de identidad que empezará a mostrar el equipo a partir de este sábado en Córdoba.

Un ensayo, un once para once en todo el campo -con la ayuda de un comodín, Giovanni-, sacó a la luz la pizarra del valenciano. Ya había avisado el martes en su presentación que tenía la intención de ir introduciendo sus matices en el funcionamiento del Tenerife, siempre en busca del equilibrio, porque "cada entrenador tiene su idea". Y así fue. Por ejemplo, aparte de situar por delante del portero a cuatro defensas, como Etxeberria, ayer optó por dos centrocampistas y no por tres, y también por una pareja de delanteros -Joseba partía con una única referencia-. Todo esto, complementado con dos extremos.

En cuanto al cometido de determinados futbolistas, Alberto conservó su función de centrocampista, Acosta no se situó en una posición tan avanzada como con Etxeberria y tanto Naranjo como Malbasic encararon el área de frente y no llegando desde las bandas.

Sin asignarle a nadie el papel de titular o suplente, en un equipo compuso la defensa con los laterales Cámara y Camille y con los centrales Aveldaño y Carlos Ruiz. Por delante colocó a Undabarrena, que se acercaba a la zaga para ayudar cada vez que el equipo construía jugadas desde su portería, y a Luis Milla, formando un rombo con los extremos Tyronne y Faridi. Y para finalizar las acciones ofensivas, Oltra escogió el dúo Malbasic-Naranjo.

En el otro campo, el portero Ángel Galván estuvo protegido por Luis Pérez, Jorge Sáenz, Samuel Arbelo y Héctor. Como en el otro "once", un centrocampista echaba una mano en la salida del balón. Fue una tarea asignada a Acosta, pareja en un doble pivote de Alberto Jiménez. En este equipo, los extremos fueron Suso y Montañés y los delanteros, Nano Mesa y Borja Llarena.

Después del entrenamiento, Raúl Cámara contó que Oltra le había trasladado a la plantilla "cuatro o cinco cosas" con el propósito de que "el equipo sea un poco diferente, más completo, consistente y competitivo, porque estaba faltando continuidad en el juego". El nuevo técnico blanquiazul dirigirá hoy una práctica a puerta cerrada en la Ciudad Deportiva.