Deportes
LIGA DE CAMPEONES

El Madrid mete un pie en la gran final

Los de Zidane conquistaron de nuevo el Allianz Arena y defenderán una mínima ventaja en el Bernabéu Marcelo igualó antes del descanso el gol de Kimmich y Asensio completó la remontada.
Efe, Munich (Alemania)
26/abr/18 5:59 AM
Edición impresa
Marco Asensio celebra la anotación del segundo gol ante el Bayern de Munich./RONALD WITTEK (EFE)

El Real Madrid conquistó por tercera ocasión consecutiva el Allianz Arena para dar un paso firme hacia la final de Kiev y la búsqueda de la tercera corona consecutiva, tras superar momentos de sufrimiento ante el empuje del Bayern, pero acabar resurgiendo con la pegada de Marcelo y Marco Asensio. Las bestias negras son cosas del pasado para el Real Madrid. El presente lo marca un gen ganador, una pausa en los malos momentos y el convencimiento de estar capacitados para dar la vuelta a cualquier situación. Volvió a ocurrir en el minuto 93 ante el Juventus en cuartos y cuando peor pintaban las cosas en un Allianz Arena encendido. El Bayern salió con ganas de revancha ante su último verdugo. El duelo de colosos y favoritos al título arrancaba con un ritmo endiablado. La ausencia de Alaba era un factor a explotar que le hizo decidirse. El intocable Benzema al banquillo. El Real Madrid jugaría con un solo punta y Lucas Vázquez buscando las cosquillas a un lateral cambiado de banda como Rafinha en la solución de urgencia de Heynckes. Los planes de Zidane no salieron. Apostar por futbolistas como Modric, Kroos e Isco para tener el balón pero acabar corriendo detrás de él no era lo esperado. El encuentro nació torcido. Con las cartas sobre la mesa, el intercambio de golpes inicial se frenó con la lesión de Robben. El plan de Heynckes de atacar con extremos se modificaba con la entrada de Thiago, sin embargo su presencia le daba el balón. Junto a James, con ganas enormes de demostrar a Zidane que se equivocó, pusieron el criterio al juego y encontraron espacios a la espalda de Casemiro. Al Bayern le sobra corazón y de la nada saca goles. Mientras Cristiano Ronaldo se instalaba en la soledad en un 4-5-1 que le restaba protagonismo, Lewandowski era un incordio continuo a los centrales. El Real Madrid solo jugaba en largo y directo. Alejado de su identidad. La primera subida de Marcelo dejó metros a su espalda, que devoró Kimmich. Encontró el error de Keylor Navas, el segundo grave consecutivo tras el tercer tanto de la Juve en el Bernabéu y adelantó al Bayern. Llegaron momentos de duda en los que supo sufrir el Madrid y perdonó el Bayern, especialmente Ribery cuando completamente solo controló mal y no definió ante la salida de Keylor. Llegaba la segunda lesión, de Boateng, como un directo al mentón del Bayern. Heynckes se quedaba sin dos cambios ante el desgaste que le esperaba a su equipo. Hummels perdonaba otra clara tras córner. Fue cuando llegó el tanto del respiro. Confiado siempre en sus posibilidades, de un centro que cayó del cielo de Lucas Vázquez, apareció la zurda de Marcelo, que a un minuto del final del primer acto ponía el empate enganchando un disparo cruzado inalcanzable para el portero germano. El tanto permitía a los blancos defender bien y golpear al contragolpe. Para eso recuperaba el equilibrio Zidane con un cambio en el descanso. Isco, con molestias en un hombro, dejaba paso a Marco Asensio. Fue una segunda parte en la que Ribery hizo todo lo posible por ser el héroe del partido pero Asensio le arrebató el protagonismo. Cuando se esperaba el aluvión del Bayern llegó un regalo que decide un gran partido. El error de Rafinha marcó el duelo en una salida de balón, que aprovechó Asensio, bien secundado por Lucas Vázquez. El Bayern, con más corazón que cabeza, nunca se dio por vencido. Keylor se quitaba la espina con una gran parada de reflejos a Ribery. Y le sacaba otra con rodilla en tierra. El partido moría con la última ocasión marrada por Lewandowski, que no encontró puerta. El rey de Europa, aun sin Carvajal lesionado en el tramo final, había vencido por sexta ocasión consecutiva a su antigua bestia negra.

Zidane: "No puedes jugar Champions y no sufrir"

Zinedine Zidane reconoció anoche que el Real Madrid sufrió en Múnich "al final y también al inicio", algo normal a su juicio en este tipo de encuentros. "Al final conseguimos un resultado muy bueno", dijo en Bein Sports. "No puedes jugar Champions y no sufrir. La pena es que perdimos a Isco por lesión, pero salió Marco e hizo la diferencia. Espero que lo de Isco sea poco. Carvajal se hizo daño, dice que no es mucho". El técnico galo destacó también a Lucas Vázquez, que siempre "es vertical y trabaja muy bien".

Heynckes: "Le regalamos dos goles al Madrid"

El entrenado del Bayern Múnich resumió el partido diciendo que le habían regalado dos goles al equipo blanco.

"Le regalamos dos goles al Real Madrid con errores claros y tuvimos una serie de ocasiones que no aprovechamos. Con ello no es sorprendente que hayamos perdido", dijo Heynckes a la ZDF. Interrogado sobre las posibilidades que le quedan todavía a su equipo para llegar a la final, Heynckes recordó que todavía tiene el partido de vuelta y que en Madrid su equipo no tiene "nada que perder".

1-2

bayern-real madrid

Bayern Munich: Ulreich; Kimmich, Boateng (Süle, 34'), Hummels, Rafinha; Javi Martínez (Tolisso, 75'), James; Robben (Thiago, 8'), Müller, Ribery; y Lewandowski. Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro (Kovacic, 83'), Kroos, Modric, Lucas Vázquez, Isco (Marco Asensio, 46'); y Cristiano Ronaldo. Árbitro: Bjorn Kuipers (Holanda). Amonestó a Casemiro por el Real Madrid; y a Ribery y Thiago por el Bayern. Goles: 1-0, m.28: Kimmich. 1-1, m.44: Marcelo. 1-2, m.57: Marco Asensio. Incidencias: Allianz Arena, lleno con 70.000 espectadores en sus gradas.

LIGA DE CAMPEONES