Santa Cruz de Tenerife

Los tinerfeños decidieron antes del descanso

Al conjunto insular le costó entrar en el partido, pero cuando lo hizo arrasó con el conjunto heleno para meterse en cuartos de final Marius Grigonis fue uno de los grandes destacados en el encuentro de ayer, así como "Petit" con sus cuatro tapones.
Javier Sotomayor, S/C de Tenerife
9/mar/17 1:04 AM
Edición impresa
Los tinerfeños decidieron antes del descanso

El Iberostar Tenerife ya está en cuartos de final. Está entre los ocho mejores conjuntos de esta competición europea, todo un éxito para el grupo que dirige Txus Vidorreta y que sigue dando mucho que hablar, y en positivo, en esta temporada.

Si era una dura prueba el partido contra el Real Madrid, muy similar era esta frente al PAOK Salónica y las dos las solventó con prestigio y autoridad, sobre todo esta ante los griegos, quienes no pudieron seguir el ritmo de los insulares.

Ese 80-54 dice mucho, pero sobre todo que el Iberostar Tenerife deja por debajo de los 70 puntos a otro de sus rivales y van....

Está claro que la lesión de Keith Clanton en el segundo cuarto (15-10) facilitó el camino a los insulares, porque el pívot norteamericano empezó haciendo mucho daño a la defensa local.

Iberostar Tenerife y PAOK Salónica empezaron el partido esperando ver las cartas del rival. Muy prudentes los dos y sin arriesgar.

El equipo heleno hizo un primer amago en el minuto 6 de partido (7-8), pero pronto los tinerfeños volverían a mandar en el marcador, algo que ya no abandonarían hasta el final del choque.

El PAOK Salónica buscaba a Clanton en el interior y el pívot mandaba dentro de la zona. El choque se mantenía muy igualado entre dos conjuntos que hasta el momento no habían desplegado toda su artillería.

La lesión en el tobillo de Clanton (15-10, min.12) marcó el desarrollo del choque. El equipo griego perdió poder interior y se unió al acierto ofensivo de los tinerfeños, liderados por Tim Abromaitis, primero, y Marius Grigonis, después, Junto a ellos, el trabajo del resto del equipo en defensa y los tapones de Mamadou Niang "Petit".

El partido empezaba a tomar otra cara. El Iberostar Tenerife, sin perder intensidad defensiva, jugó con mucha más claridad en ataque y buscó mejores posiciones, tanto para tirar como para penetrar.

Y es que de ese 15-10 con el que concluyó el primer cuarto se pasó a un 30-16 a falta de dos minutos para llegar al descanso.

Los griegos estaban atascados, no encontraban el camino hacia canasta y ni los cambios ni los tiempos muertos conseguían modificar el rumbo del partido. Al descanso se llegó con un tranquilizador 37-16, pero aún veinte minutos por jugarse.

Pero nada más acabar el segundo cuarto llegaron las protestas de los visitantes. Los jugadores se dirigieron al vestuario con el entrenador y tanto el delegado como el propio presidente del club heleno saltaron a la cancha para recriminar a los colegiados al entender que les estaban perjudicando.

Las protestas acabaron con una técnica al banco, con lo que empezó el tercer cuarto con un tiro libre para el Iberostar Tenerife y posesión local. Pero no cambió nada en el tercer cuarto. El conjunto de Txus Vidorreta salió en tromba y llegó a ponerse a 34 puntos de diferencia (50-16, min. 24), con lo que el choque ya estaba visto para sentencia, y la eliminatoria.

También lo vieron los jugadores así de uno y otro equipo. El PAOK jugó menos agarrotado y el Iberostar bajó algo su intensidad defensiva. Los helenos se acercaron hasta los 21 puntos (62-41 y 67-46), pero el Iberostar Tenerife supo marcar las distancias.

El juego se endureció, por parte visitante, en el tramo final y parecía que Vidorreta estaba deseando que acabara el choque ya y con todos sanos.