Deportes
LO ÚLTIMO:
Dimite la ministra de Trabajo británica leer

Las renovaciones, a partir de octubre

El Tenerife ya ha trazado la estrategia para ampliar el contrato de los jugadores que acaban el 30 de junio de 2017 o bien merecen una mejora de sus emolumentos Entre estos últimos están Jorge y Cristo González, que serán los primeros.
J.J.R. (@juanjo_ramos), S/C de Tfe.
15/sep/16 6:31 AM
Edición impresa
Cristo González./MS

Compás de espera. El Tenerife se da un tiempo prudencial antes de acometer las negociaciones para mejorar, ampliar o renovar los contratos de los jugadores de la plantilla que se encuentran en situación dudosa. Entre ellos, los canteranos Jorge Sáenz y Cristo González. Serán los primeros en sentarse a la mesa. Antes incluso de aquellos que finalizan su vinculación contractual con la entidad blanquiazul al finalizar la presente campaña.

La idea del consejo de administración es esperar a que pase el maratón de partidos que afrontará en las próximas semanas el conjunto tinerfeño. En el plazo de siete días visitará al Almería, recibirá al Mallorca y volverá a la Península para medirse con el Mirandés. A continuación, llegarán los duelos contra Getafe y Reus antes de afrontar la tercera eliminatoria de Copa.

Será por entonces cuando el secretario técnico Alfonso Serrano empiece a cerrar acuerdos. El de la mejora de Jorge parece relativamente sencillo. El central, titular en las cuatro jornadas de Liga, tiene esta temporada y otra con un salario bajo. La idea es mejorar esas cifras, ampliar el número de años y fijar una cláusula de rescisión (todos los canteranos la tienen entre 3 y 4 millones) sensiblemente más alta.

Por el mismo camino tratará de retomarse el diálogo con Cristo González y sus agentes. Aquí se esperan más problemas después de la contundente negativa del delantero a negociar en los días previos al cierre del mercado. También acaba en 2018, pero el Tenerife quiere que sea profesional ya para liberar una ficha del filial. El "más adelante" de Serrano en su última comparecencia no irá más allá del próximo mes. Si no mejora la receptividad del jugador, las famosas "medidas" podrían ver la luz.

Una vez se solvente la situación de los dos tinerfeños, se abrirá el siguiente capítulo: los futbolistas que acaban contrato el 30 de junio de 2017. Entre ellos, hay algunos "pesos pesados" del vestuario y la pretensión del club es analizar caso por caso para valorar en qué momento y de qué forma hay que negociar con ellos.

Suso, Vitolo, Raúl Cámara, Aitor Sanz y Carlos Ruiz están en una lista que completa Younousse Diop, aunque en el caso del senegalés hay una cláusula unilateral para ampliar un año. El capitán no debería tener dificultades para seguir. Se lo ha ganado en el césped demostrando que tiene fuelle para rato. Tampoco hay dudas sobre el rendimiento de sus compañeros, pero sí podría haberlas en algún caso en cuanto al peso salarial dentro de la plantilla.

Evitar una situación de desventaja

El posible interés de otros equipos por valores de la cantera como Jorge y Cristo González ha impulsado al Tenerife a evitar otro "caso Nano". No se quiere llegar al último año de contrato de los jugadores (sería la próxima temporada) y sentirse obligados a negociar una salida en desventaja.

Aprovechar el incremento del tope salarial

LaLiga tiene que comunicar al CD Tenerife en cuánto incrementa su tope salarial de cara a la apertura del mercado invernal. Esto facilitará las negociaciones también para la renovación de futbolistas, aunque desde la entidad se pretende mantener el margen de maniobra actual para nuevas incorporaciones, ya sea en enero o de cara al próximo curso.

Los casos especiales

La situación de Jairo Izquierdo y Santi Luque es distinta. El primero iba a salir cedido y ampliar un año. Al no cerrarse el acuerdo con el Lleida, se paró todo. El tinerfeño, si no cambia de opinión Martí, contará poco. En enero tendría una nueva opción de salir. Santi deberá ganarse su vuelta en Melilla. Ha empezado bien (marcó el pasado fin de semana).