Deportes
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Dolores Delgado cancela su agenda de esta tarde en Zaragoza leer
FÚTBOL MUNDIAL CLUBES

Ramón Tribulietx, el exportador del fútbol de toque a Nueva Zelanda

Juan José Lahuerta, Madrid, EFE
8/dic/14 12:28 PM
eldia.es

Ramón Tribulietx (Barcelona, 20/09/1972), dirige al Auckland City de Nueva Zelanda y será el encargado de abrir el Mundial de Clubes enfrentándose el miércoles al Moghreb Tétouan en la primera ronda del torneo. El técnico español ha revolucionado el fútbol del país oceánico, acostumbrado, hasta su llegada, al juego directo sin posesión. Eso, por su culpa, ha cambiado.

Tribulietx habría sido una especie rara hace una década. Marcharse a Nueva Zelanda a entrenar un equipo de fútbol ahora no es exótico. Antes, sí lo habría sido. España ya se ha acostumbrado a ver cómo sus profesionales del "deporte rey" se marchan al extranjero a buscarse las habichuelas.

Y es que el fútbol europeo está plagado de españoles. Desde la 'Premier League', hasta la Bundesliga, pasando por ligas como la austríaca, la islandesa, la de Azerbaiyán o, incluso en otras partes del mundo, como la india, la colombiana y la boliviana hay jugadores y entrenadores españoles. Pero, más lejos aún, en Nueva Zelanda, está Ramón Tribulietx.

El país donde se rodó "El Señor de los Anillos" acoge a un técnico que vivió dos etapas en el Auckland City. Una, como futbolista, cuando el club se llamaba Central United, y otra, como entrenador, que comenzó de asistente en 2008 y que continuó como primer técnico de la plantilla en 2010.

Tribulietx no llegó allí huyendo de la crisis que ya se adivinaba. Fue más sencillo. Hizo las maletas cuando se abría paso en la Segunda División B española. Una llamada del Auckland, un club con orígenes croatas, bastó. Querían que impulsara el fútbol de toque en Nueva Zelanda. Y, siete años después, lo ha conseguido.

"Por eso me contrataron en su momento, para intentar jugar diferente con el balón. Ellos siempre han querido jugar de otra manera. Querían hacer el cambio, me lo encargaron y lo estoy haciendo. Siempre vi el fútbol de esta manera y no ha sido difícil. Aquí siempre había gente que lo dudaba, pero al final se ha demostrado que sí se podía", dijo a EFE.

La vida de Tribulietx en Nueva Zelanda es apacible. Vive en un país en el que apenas hay corrupción y tiene unos valores diferentes a los de España. Es una especie de paraíso natural que muchos envidiarían. Es feliz allí.

"Vas a un centro comercial y, vayas donde vayas, el banco está siempre abierto, con puertas correderas. Es un ejemplo de cómo está el país. Es un país muy tranquilo. Casi todo el mundo tiene trabajo, casi todo el mundo vive bien, el nivel de pobreza es muy, muy bajo y, sí, es un lujo vivir aquí", explica.

"La envidia no se lleva tanto como en otros sitios del mundo. Quizá porque la gente tiene facilidad para todo. Es fácil hacer lo que te propones. Puedes montar una empresa en un día. Falta el carácter, pero los valores son diferentes. Aquí no he sentido que me miren, que me espíen, esto es otra cosa", añade.

Tribulietx, en ese estado de felicidad, ha trabajado bien para conducir al Auckland hacia cuatro títulos de la Liga de Campeones de Oceanía. Lo ha conseguido en un club que define como semiprofesional, que trabaja como uno de Segunda División B, con sesiones vespertinas porque la mayoría de sus futbolistas trabajan por las mañanas.

Poco a poco, el técnico de Barcelona ha ido modernizando la estructura del Auckland City hasta conseguir rodearse de un buen equipo de preparadores que han dado otro aire al fútbol de uno de los equipos más laureados de Nueva Zelanda.

"El fútbol de toque no había pasado nunca aquí. El país se ha dado cuenta de que el futuro no es el balonazo y que es jugar la pelota y tener la posesión. Otros equipos intentan tener más el balón, pero están un poco verdes. No soy el impulsor, pero nuestro equipo es diferente. Como mínimo tenemos el balón el 70 por ciento de la posesión".

En un par de días, el Auckland saldrá de su caparazón oceánico para mostrarse al mundo. Cada paso que den en el Mundial de Clubes, serán más visibles. Primero, la previa contra el equipo local, el Moghreb Athletic Tetuán. Después, llegarían los cuartos ante el Sétif argelino. Luego, el San Lorenzo de Almagro argentino. Y, la final podría ser ante el Real Madrid. Un sueño demasiado largo.

"Somos el equipo menor en el Mundial. Si pensamos en llegar a la final nos vamos a dar una ostia. Lo mejor es preparar bien el partido contra el Tétuan", avisa.

Pero... ¿Es el Real Madrid el favorito? Tribulietx lo tiene claro. "En principio sí. Tengo entendido que San Lorenzo no está haciendo una buena temporada y el Madrid tiene un equipo repleto de estrellas. A un partido nunca se sabe, pero si hay que coger un favorito, sin duda el Real Madrid".

En una hipotética situación, en un mundo donde se pudiera cumplir cualquier sueño, Tribulietx no se llevaría a un jugador del Real Madrid a su equipo. Del club blanco elegiría otra cosa. Más sencilla, pero tal vez más lógica.

"Cogería su campo y el hecho de tener esa afición. Aquí somos pocos en el fútbol. Si tuviera que coger algo sería eso que hubiera un poco más de interés, que la prensa estuviera más con nosotros...", asegura.

"Tenemos más interés fuera de Nueva Zelanda que dentro del país. Es algo increíble, la televisión japonesa nos ha enviado un cámara y un par de periodistas a seguirnos y la televisión local nada. Solo hablan de rugby casi en la televisión. Eso sí que lo cambiaría", insiste.

La conversación gira hacia Carlo Ancelotti. De técnico a técnico, Tribulietx habla sobre el italiano. En estos momentos, a su juicio, es perfecto para el Real Madrid.

"Es un tío con un talante diferente. Sabe gestionar caracteres, que no es fácil. Ha sabido hacerlo, por tanto ahora mismo el Real Madrid le funciona muy bien. Este año empezaron flojos pero ya están arriba. No creo que haya técnico bueno o malo, pero los hay que se adaptan a unas características de jugadores que otros. Es posible que sea el mejor entrenador para el Real Madrid", considera.

¿Y el Balón de Oro? ¿El eterno y tal vez manido debate entre Cristiano, Messi y los demás? De eso, no hay noticias en Nueva Zelanda, no es importante: "No me interesa. Es un premio subjetivo y, como lo es, cada uno piensa a su manera. Es difícil saber quién es el mejor. El fútbol no deja de ser un deporte colectivo. Estos jugadores, sin sus compañeros al lado, no servirían de nada".

Por ahora, Tribulietx solo piensa en el Auckland y, mientras, disfruta de Nueva Zelanda. Paisajes idílicos que recomienda visitar. Los hay que se parecen a los Alpes, a los fiordos noruegos, a alguna selva perdida del mundo... De momento, no vuelve a España. Se queda en el lugar donde Peter Jackson rodó su "Señor de los Anillos".

Mordor en Tongariro, Hobbiton en Matamata, Edoras en las llanuras de Canterbury, los Senderos de los Muertos en los pináculos Putangirua o los Argonah en el río Kawarau, son emplazamientos cinematográficos de Nueva Zelanda. Tribulietx se esfuerza en hacer su propia película. Es el exportador del fútbol de toque a Nueva Zelanda.

FÚTBOL MUNDIAL CLUBES