Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Oltra cita al canterano Samuel Arbelo para cubrir las bajas leer

"No había tenido oportunidad de mostrar la propuesta en mi tierra"

El laureado dramaturgo tinerfeño José Padilla estrena hoy en La Laguna su obra "En el cielo de mi boca", a cargo de la compañía Off You Go, con Daniel Teba como protagonista.
Raúl Gorroño, S/C de Tenerife
13/dic/13 1:01 AM
Edición impresa

El laureado dramaturgo tinerfeño José Padilla (Santa Cruz de Tenerife, 1976), Premio Ojo Crítico de Teatro de RNE 2013, estrecha cada vez más su vínculo profesional con su isla natal, en la que ya empiezan a verse sus reconocidos montajes. La compañía madrileña Off You Go estrenará hoy y mañana, a partir de las 20:30 horas, en el Aguere Espacio Cultural de La Laguna, su obra "En el cielo de mi boca", protagonizada por el actor Daniel Teba y dirigida por Iñigo Rodríguez Claro.

Este reto escénico, que trata sobre un "talent show" televisivo que quiere comerse el mundo y que la realidad coloca en su sitio, es toda una alegría para José Padilla, al igual que "Porno casero", una pieza estrenada en 2009 que ha sido asumida por el grupo canario 2RC y que opta a los Premios Réplica 2013.

Que "En el cielo de mi boca" llegue a estrenarse en Tenerife, según Padilla, responde a una gestión realizada por la productora Partidoporciento, de Ángel Verde.

"Hasta ahora, por desgracia, no había tenido oportunidad de mostrar mi propuesta en mi tierra, y eso me generaba algo de pena. Es triste que distintos trabajos míos se hayan visto en París, Londres o California, y que no pudieran estar en mi tierra. Era algo raro. Ahora que Partidoporciento ha decidido apostar por un texto mío y esté en Aguere Espacio Cultural me gusta mucho. Me produce satisfacción que se vea en mi tierra. Quiero compartir mi trabajo con la gente de allí", aseguró este tinerfeño desde Madrid.

Ángel Padilla guarda muy buenos recuerdos de su pasado teatral en Tenerife y de lo mucho que aprendió cuando estuvo en la Escuela Insular de Teatro, en el grupo Troysteatro, al que perteneció, y de algunos dramaturgos canarios que han influido, de alguna manera, en su peculiar visión del mundo de la escena.

"Desde luego hay autores canarios que he seguido desde hace mucho. Está Ángel Camacho, y luego de dramaturgos de mi generación está Irma Correa y, por supuesto, Toni Tabares. Son gente cuyas propuestas están al nivel de cualquiera de los grandes textos a nivel nacional. En Canarias se hace teatro muy bueno, pero las instituciones no lo apoyan lo suficiente".

Durante su etapa de aprendizaje en el colectivo Troyteatro, reconoce que "fue muy importante. Emprendí un trabajo de investigación con ellos y, desde luego, en mi desarrollo como actor y profesional de la escena, gracias a ellos me he podido encontrar. Entonces, haciendo teatro universitario con Troys, yendo a la Noche de los Cuentos, hice muchas propuestas con ellos en la Escuela de Magisterio... A mí me dieron una oportunidad que me hizo crecer como actor, que es lo que yo quería ser. Entonces, mi época con Troys la recuerdo como una época muy feliz".

Este actor, director de escena, dramaturgo y también cineasta, considera que lo primero que debe uno aprender para ser actor es disciplina, "en el sentido de que esta es una profesión como tal y tienes que llegar a una hora al ensayo, tienes que cumplir, estar atento. Todas esas cosas que parecen una perogrullada, y no todo el mundo las entiende".

"Cuando todavía -añadió- era amateur, de repente con Troys empecé a entender que había que asumir una disciplina. Eso a mí me hizo crecer como actor y como profesional que luego llegaría a ser. Y, por supuesto, me hicieron interesarme por el mundo de los clásicos y me dejaron escribir algunos textos breves. Para mí fue muy importante pasar por Troysteatro".

Han pasado bastantes años desde que Padilla empezó a ganarse la vida como profesional, aunque añora algunas actitudes que han madurado con el paso del tiempo. "Echo de menos aquella capacidad de espontaneidad que uno tiene cuando estás empezando, en la que hay un cierto nivel de inconsciencia, entre comillas, que te permite lanzarte a la piscina sin más. Ahora lo piensas mucho más. Uno echa de menos eso de sus principios, esa capacidad de crear casi desde la impostura".