Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El exabogado de Trump pacta con el fiscal que investiga pagos a mujeres, según NYT leer

En tu fiesta me colé

La joven grancanaria Lula Fernández actúa, canta y baila en el musical "Hoy no me puedo levantar", en cuyo elenco acaba de cumplir su tercer año y con el que llegará el próximo 21 de diciembre al Auditorio de Tenerife.
JORGE DÁVILA, S/C de Tfe.
30/nov/08 3:29 AM
Edición impresa

Admite que aún se siente una bailarina en el hábitat de una actriz o una cantante, que le costó hacer las maletas para cambiar Las Palmas por Madrid y que la primera vez que vio como espectadora "Hoy no me puedo levantar" lo tuvo claro: "Yo tenía que hacer algo para estar dentro". La canaria Lula Fernández está desde noviembre de 2005 en los créditos del musical que se estrena el próximo 21 de diciembre en la Sala Sinfónica del Auditorio de Tenerife.

Bailó durante 10 años junto a la coreógrafa isleña Natalia Medina, en la actualidad directora del Festival Internacional de Danza Contemporánea de Canarias, aunque al final se dejó atrapar por ese magnetismo que continúa reclutando a los soñadores isleños desde la capital del reino. Lula es otra "gaviota" en Madrid.

"No sé si me marché por coraje o por una corazonada, pero un día me levanté y dije: me voy", evoca con una sonrisa al refrescar sus primeros pasos en la Gran Vía: "Me fui a trabajar como intérprete o traductora, pero a mí lo que siempre me gustó fue ser artista".

El aforismo que señala que al fraile la precedió el cocinero se cumple casi al cien por cien con la grancanaria, ya que Lula fue espectadora de "Hoy no me puedo levantar" antes de acudir a un cásting que cambió su vida.

"Un conocido me dijo que estaban buscando actores para En tu fiesta me colé, que era la versión infantil diseñada por Nacho Cano. Fui y me cogieron. A partir de ahí tuve que aprender a cantar y a interpretar. Bailar, ya bailaba, pero tuve que adaptar mi capacidad plástica a lo que se pedía en Hoy no me puedo levantar. Luego, vino un proceso de maduración que ha culminado en el papel de Ana".

Lula Fernández confiesa que no se arrepiente de nada de lo que ha hecho durante las tres temporadas y media que lleva dentro de "Hoy no me puedo levantar", aunque sí que al acabar alguna que otra función se preguntó: "¿Por qué tenía yo tantas ganas de estar aquí dentro?", y añade que "hay días en los que acabas muerta y otros en los que el público te inyecta vida. Así es el mundo del espectáculo".

Compañera de Fernanda Castillo, la mexicana que interpreta el papel de María, Lula reconoce que el público la puede asociar con el perfil más dramático del musical: "Las apariciones de Ana son algo más triste", avanza. "Hay unas escenas que tienen una fuerte carga emocional, pero enseguida llega el momento de reír y lo normal es que la gente termine dando botes con los temas de Mecano. El arranque, por ejemplo, siempre me ha parecido impresionante, pero no voy a contar nada".

Eso sí, antes de cambiar de tema, la canaria deja caer una segunda idea sobre su personaje. "Ana también representa el amor".

Vacaciones en casa

Fernanda y Lula se escaparon unos días -esta semana- a las dos capitales canarias para ir desgranando algunas claves de una gira que, en el caso de la grancanaria, será muy especial. "Siempre había vuelto a casa por navidades a descansar y, en cambio, ahora vengo a trabajar. Tanto el Auditorio como el Pérez Galdós son dos escenarios que me van a permitir seguir creciendo en mi faceta como actriz, cantante y bailarina. No hay nervios, pero no me saco de la cabeza que me estará viendo mi familia, mis profesoras y compañeras de estudios, amigas, conocidos... No será sencillo controlar todas esas emociones, aunque también puedo utilizar esa presión entre comillas para ofrecer lo mejor de mí".

Pisar el primer escenario, el que estéticamente Castillo ha comparado con la Ópera de Sydney, es nuevo para ella. El otro es un viejo conocido. "Alguna vez sí que he bailado en el Pérez Galdós", matiza la joven grancanaria. "Tomé consciencia de Mecano por culpa de mi hermana mayor. Ella sí que vivió este fenómeno en primera persona. Soy joven -concluye Lula-, aunque cada vez menos".