Criterios
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Dos personas atrapadas y tres heridas en el derrumbe de las obras del hotel Ritz leer
ANTONIO ALARCÓ*

Un caballero de la política; Mariano Rajoy

3/jun/18 6:38 AM
Edición impresa

Mariano Rajoy se ha despedido como se presentó. Siendo todo un caballero de la política, con un compromiso público de más de treinta años impecable, sin saltarse ningún escalón y dejando tras de sí una herencia en positivo.

Deja un país mucho mejor de cómo lo encontró, trabajando a favor de todos los ciudadanos, independientemente de su ideología política o condición. Un país que crea empleo, que ha recuperado su lugar predilecto como potencia de la Unión Europea y que deja lejos la cifra de seis millones de parados que se encontró al acceder al Gobierno de la Nación.

Rajoy ha dicho que acepta como demócrata el resultado de la moción de censura, pero que no puede aceptar cómo se ha hecho. Ha considerado un gran honor haber presidido el Gobierno y también dejar una España mejor que la que encontró, palabras que únicamente puede decir un caballero y que ojalá su sustituto pueda decir lo mismo, cuando lo haga.

Rajoy es Rajoy. Hombre sencillo, preparado, ameno, previsible, neutral, amable y cercano. A su forma, y siempre amable. Ha sido uno de los mejores presidentes del Gobierno y del Partido Popular, que ha trabajado de manera incansable por una España con más empleo, oportunidades y bienestar, objetivos que ha logrado alcanzar de manera sobrada y con la colaboración inestimable de la ciudadanía de todas las ideologías y de nuestro partido.

A Pedro Sánchez, el primer presidente del país elegido tras una moción de censura y que llega a la Moncloa sin ser diputado, debemos desearle suerte. Suerte y mucho acierto en las políticas que debe poner en marcha, y que permitan que España continúe creciendo sin dejar la estela de la recuperación y que siga ocupando el lugar que merece en Europa y en el mundo.

A Sánchez le queda por delante un duro reto; el mantener la unidad de España frente a los independentistas, la economía, las pensiones? no es poco trabajo el que le queda y que deseamos que acierte, por el bien de todas y todos los españoles.

Debemos dejar claro que la moción de censura es un instrumento constitucional en virtud del cual el Congreso puede someter a examen y reprobación al presidente del Gobierno, retirarle la confianza y en su lugar aupar a un candidato con un programa de gobernabilidad alternativo. Así lo regula el artículo 113 de la Carta Magna. El que la moción de censura se pueda argumentar, ya es otro cantar. A nuestro entender se trata de una moción de desmesura. Pero creemos sinceramente y basado en el principio de que el silencio no es rentable, ni tiene que ver con la prudencia, que más de 15 partidos, de ideologías diferentes, algunos de ellos que intentando liquidar la unidad de España, o representantes de terroristas mal arrepentidos, nos parece que no es la vía adecuada. La Democracia lo que te da es legitimidad y está claro, pero no a veces no da la razón.

No es la primera vez que en estas líneas hablamos de nuestro país y de lo orgullosos que nos sentimos de formar parte de una nación como la nuestra. España es un estilo de vida, valores y sentimientos por el que hemos luchado durante décadas y del que nos hemos provisto mediante un modelo social, democrático, creativo y europeo.

España y los españoles hemos logrado salir de una situación bastante comprometida en la que la sombra de la intervención centraba titulares en la prensa y la realidad de un país venido a menos.

Se hizo necesaria la toma de decisiones comprometidas pero necesarias, que nos afectaron a todos pero logrando unos resultados positivos para el interés general.

Hemos pasado de ser el país de la Unión Europea que menos crecía y que más puestos de trabajo destruía, a ser el que más crece y más empleo crea de toda la unión, alejando el fantasma de una nueva crisis o el de una intervención.

Las políticas económicas, aunque drásticas, nos han permitido crear más de dos millones y medio de puestos de trabajo, recuperando el terreno perdido en el consumo y políticas sociales, poniendo orden en el gasto de las administraciones locales y revisando en gastos de las públicas.

Han sido años muy duros y de mala prensa para que hoy podamos decir que estamos cerca de la salida del túnel que nos ha corroído.

Por todo ello, al próximo Gobierno de España le pedimos y le exigimos seguir trabajando en pro del interés general, de las personas, sobre todo de las que lo siguen pasando mal, apostando y consolidando la creación de empleo como uno de los pilares fundamentales de las políticas sociales y del bienestar general. Les pido seguir afianzando la España del mañana, con un futuro mejor para todos y todas. Con un exquisito cumplimiento de las leyes que nos hemos dado todos, con transparencia.

Es responsabilidad del próximo gobierno seguir manteniendo un clima de estabilidad, para mantener los grandes consensos para solucionar los problemas. La soberanía nacional que radica en todos los españoles de cualquier lugar, no en el territorio, la igualdad de los mismos en derechos y deberes, el estado de bienestar y crecimiento deben ser objetivos a defender por todos y olvidándonos de lo que nos separa.

Debemos recuperar el espíritu del 78, que nos ha permitido vivir el periodo de la reciente historia española más fructífero y sin duda desde el senado como cámara alta es un instrumento decisivo para ayudar a lograrlo. Estoy convencido, como buen resiliente que somos, que lo conseguiremos.

Personalmente y públicamente quiero aprovechar la oportunidad que en nuestra colaboración semanal en la prensa, expresar mi lealtad a Mariano Rajoy Brey, estando seguro que le queda por escribir muchas páginas importantes del libro de nuestro gran país llamado España.

*Senador por Tenerife

Concejal del Grupo Popular en el Ayuntamiento de La Laguna

 

ANTONIO ALARCÓ*