Criterios
PEDRO ALFONSO*

Las prácticas en empresas son una mayor garantía de empleo

29/abr/18 6:37 AM
Edición impresa

Los departamentos de recursos humanos suelen solicitar que los aspirantes tengan conocimientos teóricos específicos relacionados con la función que deberán desarrollar, experiencia y lo que se conoce como "competencias transversales": las capacidades o habilidades personales de los candidatos/as como fluidez en idiomas, al menos inglés.

Las empresas valoran muy positivamente cualquier contacto previo con el mundo laboral. En ese sentido, los periodos de prácticas empresariales son fundamentales, pues sirven para reducir la distancia entre el mundo teórico y el laboral, aportan experiencia y permiten al estudiante familiarizarse con el ritmo de trabajo y la disciplina, entre otras ventajas.

Además, permitirá a los estudiantes, establecer vínculos y relaciones con profesionales y cimentar su red de contactos, lo que ayuda a que la Formación Profesional, tal y como está estructurado el tejido empresarial de Canarias, sea una oportunidad de futuro para el Archipiélago.

La priorización de la FP Dual es el aprendizaje en alternancia entre empresa y centro educativo, incorporando a jóvenes perfectamente cualificados y formados, según sus propias necesidades, que debe convertirse en empresa formadora para dar una salida de primer nivel al alumnado y para mejorar la competitividad empresarial, y con ella, haya una mayor empleabilidad de la empresa canaria.

De hecho, tal como manifestó el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, tres de cada cuatro contratos en las Islas son de ocupaciones relacionadas con titulaciones de Formación Profesional.

Sin embargo, es de suma importancia que las empresas -incluidas las pymes- inviertan en cualificación, pues a la larga eso redundará en su rentabilidad y en que las personas que forman acaben trabajando en ellas.

Debemos asumir la importancia de las prácticas en empresa para los jóvenes estudiantes que encuentran en ellas muchas veces su primer contacto con el mercado laboral, lo que hace necesario establecer programas prácticos capaces de generar valor añadido tanto para el alumno como para la empresa.

Un paso que debemos asumir como sociedad y no sólo para la Formación Profesional, sino para todo proceso de cualificación universitaria o para el empleo para hacer posible una contratación fija y a tiempo completo que ayude a consolidar unos altos índices de confianza en el futuro de las Islas para ésta y futuras generaciones.

*Vicepresidente del Consorcio de la Zona Especial Canaria

PEDRO ALFONSO*