Criterios
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Australia-China, primer cruce de cuartos de final leer
ALGO ASÍ AGUAYO

Ni se lo alquilo ni se lo vendo

11/dic/17 6:14 AM
Edición impresa

Se lo regalo. De esta forma tan simple se explicó ante los directivos de Aspronte el propietario de la famosa Casa Rosada de la avenida La Salle, sede de las dependencias de esta asociación, que solo puso una única condición para el traspaso de la edificación, que fuera exclusivamente dedicado a la enseñanza y protección de los discapacitados psíquicos de la provincia de Santa Cruz de Tenerife. Así lo reveló en una simple nota llena de sentimiento Delia Tascón, compañera directiva, que dio las claves de la obtención del edificio, que ha cumplido ya 50 años dedicado a estos seres tan necesitados.

Días pasados asistí en el Real Casino a una reunión en la que se presentaba el proyecto de renovación de la construcción, donde estarán ubicados los talleres ocupacionales, la residencia y otras dependencias que se precisan para el mejor desarrollo de las actividades, eso sí, sin tocar para nada la actual Casa Rosada, buque insignia de la asociación. Un proyecto, dicho sea de paso, bonito, práctico y muy bien pensado para la finalidad y utilidad que precisan los discapacitados. Los diseñadores del proyecto son concientes de la problemática de estos niños, por lo que han plasmado con mucho conocimiento todos los aspectos necesarios para su buen funcionamiento, y ya con la licencia oportuna, este mismo mes, una vez comiencen las vacaciones navideñas, comenzará el plan dando paso primero a la demolición del edificio de la calle Luis Vives.

Juan Arroyo, actual presidente, junto a sus compañeros de junta, están avanzando en las diligencias necesarias, y han conseguido que las actividades continúen a partir de enero en dos aulas cedidas por el Colegio San Idelfonso, para evitar el cierre del centro, y conseguir que las obras puedan efectuarse sin ningún contratiempo y dentro del tiempo estipulado de quince meses. Sin lugar a dudas, esto es un gran éxito de gestión de la actual junta directiva, a cuyos compañeros les deseo lo mejor, pues con su intenso y denodado trabajo están logrando cotas insospechadas, en unos tiempos convulsos donde solo se habla de Cataluña, de corrupción y de malos ejemplos. Todavía existen personas que calladamente, y sin el menor ruido, están logrando que en poco tiempo tengamos un centro ocupacional para discapacitados psíquicos, algo que no es nada fácil en los tiempos que corren, donde el dinero es fundamental. Felicidades a todos ellos.

Después de la presentación del proyecto, hubo unas horas de hermandad y entendimiento, seguido de un almuerzo bien servido y la bendición de las mesas y los nutrientes por parte de nuestro obispo, don Bernardo Álvarez. En una reunión amena y llena de confraternidad también tuvo presencia el capitán general de Canarias, don Pedro Galán, y aprovecharon para entregar a Delia Tascón, una metopa de reconocimiento por su tenacidad en el logro de la Casa Rosada, que recibió con alegría su hijo Ramiro Cuende, precisamente uno de los propulsores del proyecto.

Este proyecto nunca hubiera salido a la luz sin la callada labor y entrega de todas esas madres con hijos discapacitados psíquicos que llevan años luchando por un lugar apropiado para ellos, y me van a permitir que en nombre de todas me refiera expresamente a dos de ellas con las que conviví en los años en las que formé parte de la junta directiva. La primera es Delia Tascón, viuda de Ramiro Cuende Campoamor, expresidente de la asociación al que sustituí, y a quienes profeso un afecto especial, pues ella es una mujer tenaz, incansable trabajadora, y excelente madre de cuatro hijos, que no se de dónde sacaba el tiempo para cuidar a su familia y dedicarse a los demás, pues fue una mujer activa en la junta y en todas las actividades de la asociación. Especialmente le agradezco un detalle personal, cuando acudió a casa a ayudar a mi mujer porque teníamos a la más pequeña de nuestras niñas hospitalizada. Gracias, Delia. La segunda es Conchita Cánovas, que nos dejó el año pasado. Una mujer de armas tomar, cariñosa, afable, se desvivía por ayudar, luchadora hasta lo indecible, con siete hijos y un marido extraordinario, y también tenía tiempo para todo. Estaba donde la necesitaban. Ha sido un ejemplo para sus hijos. Gracias por tu amistad.

aguayotenerife@gmail.com

ALGO ASÍ AGUAYO