Criterios
LUIS F. FEBLES

Payasos Sin Fronteras

8/dic/17 6:20 AM
Edición impresa

El Tercer Sector es la voluntad altruista de garantizar o mejorar la vida de aquellos que necesitan ayuda, de los millones de niños y niñas, hombres y mujeres azotados por la crisis, enfermedades o conflictos de toda índole. Donde los estados no pueden o no quieren llegar, ahí están ellos, calzados bajo las siglas ONG y el escudo de las buenas intenciones frente al pesimismo.

Nos encontramos ejemplos de la dignidad en organizaciones que ayudan al prójimo como Cáritas o Médicos Sin Fronteras. Sin embargo, existen otras menos conocidas que curan y calman a través de la sonrisa. Así se erige la ONG Payasos Sin Fronteras, un grupo de hombres y mujeres que surcan el mundo para extraer la pieza más codiciada: la sonrisa de un niño. Son artistas profesionales que llevan un largo recorrido en el circuito del circo, teatro, títeres u otras disciplinas, y regalan su caché por una buena causa y trabajan como voluntarios y voluntarias en los proyectos internacionales, siendo la base de la organización.

La misión de Payasos Sin Fronteras es mejorar la situación emocional de la infancia que padece las consecuencias de conflictos armados, guerras o catástrofes naturales; y esta noble labor, la cual merece un foro de estas características para destacar su cometido, se realiza mediante espectáculos cómicos llevados a cabo por payasos y payasas profesionales voluntarios. Este grupo de héroes anónimos desarrolla su actuación a favor de los niños más desfavorecidos en España y en el extranjero, teniendo como objetivo la infancia refugiada y desplazada afectada por conflictos armados y desastres naturales.

Convierten en filosofía de vida el regalo de lo inmaterial, con la complicada tarea de materializar la empatía y demostrar que sabemos que las personas que sufren guerras o catástrofes naturales necesitan ser reconocidas como iguales, como personas que sufren emocionalmente y que no únicamente precisan de la materialidad para recuperarse. Y la mejor vacuna contra el dolor de la guerra: la risa.

Se juegan la vida por el mundo, llevando su acción humanitaria desde sus inicios en 1992 a Bosnia y Croacia, en el contexto del terrible conflicto de los Balcanes; Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Honduras, México, Palestina, Mali, Sierra Leona, entre otros países.

Ahora, un equipo de la ONG Payasos Sin Fronteras viaja al Líbano para atender a la infancia refugiada, la mayoría procedente de Siria y Palestina y que sufren estrés infantil postraumático. Los miembros de esta ONG llegan al Líbano tras haber recibido asesoramiento de psicólogos de la Unidad de Trauma Crisis y Conflictos (UTCCB) de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Tal y como se explica en una nota de EFE, el objetivo del proyecto entre la ONG Payasos Sin Fronteras y la Unidad de Trauma, Crisis y Conflictos de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) es reducir el estrés postraumático de la infancia refugiada que ha sufrido conflictos bélicos de Oriente Próximo, según fuentes de la UTCBB. Gracias a ellos y a las cientos de ONG que en España siguen demostrando que la caridad debe canjearse por justicia.

LUIS F. FEBLES