Santa Cruz de Tenerife
ANTONIO-PEDRO TEJERA REYES*

Rotary Internacional, siempre un modelo | Antonio-Pedro Tejera Reyes*

9/nov/17 6:06 AM
Edición impresa

Dar de sí, antes de pensar en sí.

T ranscribimos íntegramente esta referencia del periódico EL DÍA que mereció -seguro que lo sigue mereciendo- un importante eco en la comunidad rotaria mundial, como tenemos las más evidentes pruebas.

La Escuela de Instrucción Rotaria del Rotary Club de Santiago del Estero, Buenos Aires (Argentina), en el Boletín de su Año 5, de 8 de Octubre de 2006, ha publicado lo siguiente: "Internet brinda la oportunidad de encontrar muy buenos artículos. Hace unos días, en Google, escribí: prueba cuádruple Rotary, y me llevé una sorpresa mayúscula: existe un excelente trabajo realizado por Antonio-Pedro Tejera Reyes, a quien tenemos la obligación de ubicar para felicitarlo por tan buen artículo.

"Este artículo se encuentra ubicado en la web www.eldia.es de Tenerife, y su acceso directo para quien quiera consultar es: http://83.175.206.50/2005-01-11/vivir/vivir11.htm".

A continuación se inserta el artículo completo publicado en este periódico EL DÍA, comentando este importante eslabón de la vida rotaria.

Con cierta sorpresa leemos al final del artículo la despedida que hace Carlos Cheein, a quien suponemos miembro del referido Rotary Club, argentino, y que dice así: "Por favor, ubiquemos a Antonio-Pedro Tejera Reyes y comuniquémosle que sus enseñanzas llegaron a miles de rotarios de habla española, portuguesa y catalana".

Como nos hemos referido en muchas ocasiones en estas mismas páginas, el ideal de Rotary Internacional es precisamente construir un mundo mejor. "Dar de sí, antes de pensar en sí" o "servir es mi ocupación" son algunas de las consignas de esta modélica organización internacional que el pasado 2005 cumplió sus cien años de existencia.

Paul Harris, y sus amigos, allá en ese lejano 1905, en la ciudad americana de Chicago, no podían imaginar, ni soñando, que la asociación que fundaran en sus humildes negocios llegase a ser hoy uno de los movimientos socio-culturales de mayor alcance mundial, como una organización de servicio, representada incluso en las Naciones Unidas.

La filosofía de Rotary no siempre se ha dejado sentir en todas sus estructuras. La lucha por la promoción social, personal, de algunos de sus integrantes -pocos afortunadamente- hacen pareja con aquellos advenedizos que a través de los años se han aprovechado de sus siglas para ganar posiciones en sus mezquinas existencias, sin otra metas que cobijarse al amparo de tan ilustre organización mundial, para medrar con su ignorancia y falta de preparación para entender debidamente cómo y para qué sirven los principios rotarios. Afortunadamente el rotarismo internacional es tan fuerte que su avance mundial es imparable.

Llenos de profundas preocupaciones por la paz mundial, por la erradicación de la pobreza y de todas las miserias que azotan al mundo, los rotarios de corazón son hombres y mujeres que avanzan cada día en sus metas repartiendo ilusiones y realidades con el mayor optimismo, donde otros laceran de forma inmisericorde a cuantos les rodean. La filosofía de Rotary es así.

Estas razones y este sentir son estímulos que cada día iluminan los actos de los rotarios, orgullosos de pertenecer a una de las organizaciones beneméritas de mayor contenido social del mundo.

Produce singular complacencia recoger estos ecos internacionales sobre nuestra labor en cruciales momentos de nuestra vida, rodeados de viles infidelidades y traiciones, las cuales, lejos de desmoralizarnos en nuestros trabajos, nos han dado más razones contundentes para seguir luchando por esos principios que Rotary inculca: "Servir es mi ocupación..." "Dar de sí antes de pensar en sí...", pese a que algún indocumentado caradura nos achaque no cumplir con lo que escribimos... El sol no se tapa con un dedo. ¿No es así?.

Un libro que se titula "Sociología Rotaria II", con más de quinientas páginas, continuación de un primero en que contamos nuestras primeras experiencias rotarias, descansa en la cabecera de nuestra cama, para, de vez en cuando, recordar lo que en él transcribimos, fruto del recuerdo de decenas de situaciones y vivencias, dulces y amargas, que al final siempre acaban con la visión de un mundo mejor, igual del que nos sentimos rodeados... Es una ilusión... ¿No vale así?

Ahora, noviembre de 2017, en la cabecera de la cama descansa otro "Sociología Rotaria III", este tiene más de 650 páginas, y tenemos en preparación el "Sociología Rotaria IV", que aparecerá muy pronto en su edición digital, siguiendo las modernas técnicas, para que dé la vuelta al mundo divulgando y apoyando humildemente la impresionante e impagable labor de mujeres y hombres que han entendido la evolución de la comunidad mundial, como debe de ser.

Servir es mi ocupación.

*Del grupo de expertos de la Organización Mundial del Turismo (OMT)